Babe Ruth: Por segunda vez pegó tres jonrones en una SM

En la historia sólo cuatro peloteros han dado tres cuadrangulares, de cinco veces que ha ocurrido esta particularidad, en un encuentro de Serie Mundial… un día como hoy Babe Ruth lo hizo por segunda vez en apenas dos años de diferencia. Se necesitaron 49 años para que se repitiera esa joya. Los otros fueron Reggie Jackson, el dominicano Albert Pujols y el venezolano Pablo Sandoval.
Eliexser Pirela

Si un hecho ocurre sólo cinco veces en más de 140 años de historia, y el primero lo hace y con dos años de diferencia lo repite, necesitando 49 años para que alguien lo igualara, entonces ese registro debe ser bien difícil de quebrar.

Hablamos de los tres jonrones en un juego de Serie Mundial que logró, no una, sino dos veces el gran Babe Ruth, símbolo no solo de los Yanquis de Nueva York, sino del propio juego de pelotas. Y un día como hoy el gran Bambino lo hizo por segunda vez.

Era el Clásico de Otoño de 1928. Se enfrentaron los Yanquis de Ruth  ante los Cardenales de San Luis, conjunto al que por cierto, también le había disparado trío de cuadrangulares, igualmente en el juego cuatro (4),  en la Serie Mundial de 1926, que en esa oportunidad se llevaron los pájaros rojos.  Pero un día como hoy, 9 de octubre de 1928, los batazos del “Sultán del bate” guiaron a su equipo a llevarse el juego y también sumar otra corona en el llamado Clásico de octubre.

Antes de desarrollar aquel choque que terminó 7-3 a favor de Nueva York, mencionaremos a los otros jugadores que igualaron lo hecho por Ruth en par de ocasiones: Reggie Jackson, con los propios Yanquis en 1977 (frente a los Dodgers de Los Ángeles), el dominicano Albert Pujols, con los Cardenales de San Luis en 2011, frente a los Vigilantes de Texas y el venezolano Pablo Sandoval, con los Gigantes de San Francisco, ante a los Tigres de Detroit, en la Serie Mundial siguiente, la de 2012.

“Oops, lo hice otra vez”

Como dice la canción de Britney Spears en su tema “Oops, I did it again” (Ups, lo hice otra vez), Ruth no esperó mucho para hacer lo que había logrado dos años antes… y “lo volvió a hacer”.  Aquel 9 de octubre de 1928, ante 37.331 aficionados que asistieron al Sportsman’s Park, de San Luis; el entonces tercer bate de Nueva York falló en el primer inning ante los envíos de Bill Sherdel, con un batazo al cuadro.

Pero en el cuarto episodio inició las acciones con un largo batazo por todo el jardín derecho, para la primera anotación de su equipo y así empatar el compromiso, porque en la entrada anterior San Luis había hecho una rayita. En el capítulo siguiente volvió a fallar con un rodado al cuadro, con el encuentro igualado 1-1 y sin mayores novedades.

En el séptimo inning, tras un out, ocurrió algo que estamos seguros, pasó muchas veces… Babe Ruth y su compañero Lou Gehrig conectaron vuelacercas consecutivos; el primero de ellos era el segundo de Ruth en el compromiso, rumbo a emularse con lo hecho en 1926. Yanquis hicieron dos carreras más para cuatro en esa entrada, lo que dejaba un marcador de 5-2 hasta ese momento.

En el octavo tramo, ya ante los envíos del gran Pete Alexander (dejó marca de 373-208 en su carrera), Cedric Durst le dio un jonrón al relevista de los Cardenales, luego Mark Koening falló con un rodado para dejar servida la escena para que Ruth, el consentido de los Yanquis, la desapareciera para su tercer jonrón de juego, segunda vez que sacaba tres jonrones en un choque de Serie Mundial.

Coincidencialmente los tres estacazos del Bambino fueron solitarios, paro valieron para que su equipo derrotara a San Luis con el marcador ya mencionado de 7-3 y que Ruth escribiera su nombre, nuevamente, en el libro de récords de las Grandes Ligas.

Los árbitros de ese juego fueron  Cy  Pfirman, en el home,  Brick Owens, en la inicial,  Cy Rigler,  en la intermedia y  Bill McGowan trabajando en la antesala. El encuentro duró dos horas y 25 minutos (2:25).

Para borrar el registro de Babe Ruth, que eventualmente fue igualado por Jackson, Pujols y Sandoval, alguien tendrá que sacar cuatro jonrones en un juego del Clásico de Otoño; o “simplemente” (esperamos ser claros con el sarcasmo)  deberá conectar tres jonrones por juego en tres Series Mundiales. Por eso este registro de Ruth lo presentamos como uno de los más difíciles de romper.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete