El Covid-19 es peor que las dos Guerras mundiales (I parte)

No hablaremos de lo letal de los tres eventos mundiales (esta pandemia y los dos conflictos bélicos). No es una alarma para asustarnos más de lo que estamos, sino que los compararemos porque los dos choques militares no pudieron evitar que las Grandes Ligas funcionaran, pero este virus si amenaza al calendario de la campaña 2020.

El lamentablemente famoso Coronavirus 19, ese que obligó a la Organización Mundial para la Salud a decretar una pandemia por los cientos de miles de contagiados y los miles de fallecidos en todo el planeta, en materia deportiva ha resultado peor que los dos conflictos bélicos más renombrados de la historia, la I y la II Guerra Mundial, porque ambas confrontaciones no impidieron la realización de los juegos de las Grandes Ligas, pero la epidemia con raíces en China ya ha pospuesto las primeras semanas del calendario 2020 de la MLB.

Entendamos lo siguiente, la vida humana es más importante que cualquier actividad deportiva, y el problema de salud colectiva es mucho más relevante que los deportes… de eso no tenemos la más mínima duda, pero como nuestro blog es netamente deportivo, permítannos plantear el problema desde la perspectiva del hermoso mundo del deporte.

Es más, quisiéramos escribir que esta y muchas pandemias y hasta las guerras, los desajustes morales y la propia violencia doméstica son temas que deben ocurrir porque así lo dice la Biblia, y que en estos momentos lo que debemos es buscar más de Dios porque Él es la única solución, porque nos amó tanto que hasta envió a su hijo Jesucristo a morir en una cruz por cada uno de nosotros, porque hablando de importancia, eso es mucho más relevante hasta que la propia vida; y sobre todo que debemos aceptar ese sacrificio de Cristo en el madero… pero tampoco vamos a desarrollar el tema, porque aunque nos vemos casi obligado a hacerlo, este es, repetimos, un portal deportivo… Entonces queremos hablar un poco de lo que en materia deportiva ha ocurrido en la historia para poder entender el tema de hoy.

Covid-19 muy peligroso

No vamos a presentar cifras de ningún tipo en cuanto al Covid-19, porque cada día es abismal el aumento que hay entre los infectados, los muertos, los países con afectados y hasta con los que se han podido recuperar (la buena noticia es que el 80 por ciento de los infectados se han curado)… Pero si diremos que el coronavirus (este virus fue descubierto en la década de los sesenta, pero lo nuevo es esta cepa que ha mutado de una manera muy extraña y contundente) está resultando más peligroso que cualquier conflicto bélico… y es más, ha sido  tan dañino como el problema más serio que tiene la humanidad (si, más peligroso que cualquier fenómeno natural o conflicto de guerra)… ese problema no es otro que “el interés y la ambición del hombre por satisfacer sus necesidades”.

¿Cómo es eso? Simplemente que, haciendo un recorrido por la historia, y aquí nos enfocaremos en el béisbol y muy especialmente en las Grandes Ligas, lo que no logró hacer la I Guerra Mundial (desde 1914 hasta 1918 y que dejó más de ocho millones de muertos) o la II Guerra Mundial (1939-1945 que sumó más de 60 millones de fallecidos) la ambición del hombre si pudo, cuando en la Huelga de 1994  los “millonarios peloteros” pelearon contra los “más millonarios dueños de equipos” para ganar más dinero… afectando al béisbol y sobre todo al “aficionado”, ese de cuyos bolsillos salen los dólares para hacer millonarios a esos dos grupos, porque se quedó sin su pasatiempo preferido. Afectó al béisbol  porque ese ha sido el año en el que por primera vez, desde que ininterrumpidamente se realiza el Clásico de Otoño a partir de 1905 (se realizó la de 1903 pero al año siguiente no hubo), no se pudo realizar la Serie Mundial de béisbol; cosa que, reiteramos, no lo pudieron evitarr esas dos guerras.

Por eso el Covid-19 es tan peligroso, porque está logrando lo que “la ambición del hombre” si pudo… que los juegos de béisbol no se realicen en el calendario programado (en este caso 2020 hasta una fecha indefinida). Por cierto, la ambición del hombre, esa que surge por controlar el poder económico, social y político también fueron los causantes de las guerras mencionadas y de todas las que puedan ocurrir o ya se hayan realizado.

A raíz de la pandemia los amantes del béisbol aún no podremos ver la realidad de la recuperación de un Miguel Cabrera que estaba matando a los lanzadores rivales con sus batazos, no podremos (por lo pronto) ver el repunte de José Altuve, quien debería tener una actuación como las previas a 2017 (por ciertos sus mejores años individuales y por eso aún lo defendemos de toda la trama del robo de señas) para callar los gritos de sus críticos, o los batazos de Albert Pujols, quien en la postrimería de su carrera sigue sumando números ofensivos  de extraterrestre.

La Huelga del 94

Ese “fenómeno” ocurrido, claro está, en la temporada de 1994 frenó el accionar del calendario de la MLB el 11 de agosto, fecha desde la que los jugadores y técnicos dejaron sus equipos y se marcharon hasta sus casas en busca de mayores compensaciones económicas… Cada equipo dejó de realizar con un promedio de 60 juegos, a razón de 30 conjuntos (y como un juego lo realizan dos novenas), hablamos de 900 juegos programados de la temporada regular que no se realizaron, y claro está, tampoco se jugó la postemporada, incluyendo la Serie Mundial.

El mundo deportivo no sabía qué hacer en el mes de octubre, después de haberse acostumbrado a disfrutar de los play off y el Clásico de Otoño por casi 90 años consecutivos. El aficionado, especialmente el de los Expos de Montreal, que comandaban la división del este con marca de 70-40, con seis juegos de ventaja sobre los Bravos de Atlanta, perdieron las esperanzas de ver avanzar a sus equipos… pero eso no les importó a los dueños de los equipos ni a los propios jugadores (no somos jueces para decir quién tenía la razón o no, lo único que queremos acotar es que estos “millonarios” perjudicaron a los aficionados).

Campeones en las Guerras

Ahora veamos que en las fechas en las que se desarrollaron las dos guerras mundiales, si se realizaron los “Clásicos de octubre”…  si se realizó cada año la Serie Mundial y los campeones fueron los siguientes:

En 1914 los Bravos de Boston (LN) derrotaron en cuatro juegos (4-0) a los Atléticos de Filadelfia (LA).

En 1915 los Medias Rojas de Boston (LA),  con un jovenzuela llamado Babe Ruth, dieron cuenta de los Filis de Filadelfia (LN)  en cinco encuentros (4-1).

En la campaña de 1916 los Medias Rojas  repitieron, pero esta vez frente a los Robins de Brooklyn también en cinco compromisos (4-1).

En la campaña de 1917 los Medias Blancas de Chicago (LA) derrotaron en seis juegos a los Gigantes de Nueva York (4-2).

Y en 1918 los Medias Rojas de Boston, en el último año de Babe Ruth en sus filas (inicio de la llamada Maldición de Babe Ruth) vencieron a los Cachorros de Chicago (LN) también en seis juegos (4-2).

Para las fechas de la II Guerra Mundial, en 1939 los Yanquis de Nueva York (LA) barrieron a los Rojos de Cincinnati (LN) en cuatro juegos (4-0).

La Serie Mundial de 1940 fue para los Rojos (LN) que dieron cuenta en siete juegos (4-3) de los Tigres de Detroit (LA).

En 1941 los Yanquis de Nueva York (LA) le ganaron el clásico a los Dodgers de Brooklyn en cinco choques (4-1).

En la temporada de 1942 los Cardenales de San Luis (LN) derrotaron a los Yanquis (LA) también en cinco compromisos (4-1).

Ya en el año 1943 los Yanquis reconquistaron el título tras vencer a los propios Cardenales en cinco encuentros (4-1).

En 1944, en una “guerra entre San Luis”, los Cardenales (LN) vencieron a sus vecinos de ciudad,  los Browns, en seis choques (4-2).

Y el año del final de la II Guerra Mundial, en 1945, los Tigres de Detroit (LA) necesitaron siete juegos para derrotar a los Cachorros de Chicago (4-3).

En la próxima entrega hablaremos de los eventos deportivos que si fueron suspendidos por las guerras, como el Mundial de Fútbol o los Juegos Olímpicos. Si te gustó este artículo compártelo con tus contactos…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete