El Covid-19 es peor que las dos Guerras mundiales (II parte)

Tras presentar un análisis sobre el “freno” que esta pandemia le ha dado al béisbol, hoy presentaremos lo que los dos conflictos bélicos más afamados de la historia le hicieron a las otras disciplinas deportivas, como al fútbol y a la actividad olímpica.

En la entrega anterior presentamos los daños ocasionados por el Covid-19 a las Grandes Ligas, comparándolo con la I y la II Guerra Mundial. Hoy hablaremos de lo que pudo frenar a los Juegos Olímpicos y al Mundial de Fútbol, pero especialmente lo que afectaría en 2020 esta pandemia si no se consigue una vacuna muy pronto.

Vamos a presentar las suspensiones que sufrió la cita olímpica, el máximo evento deportivo mundial, porque reúne a representantes de más de 200 países en unos juegos Olímpicos.

Juegos olímpicos

Durante la Primera Guerra Mundial fue suspendido el evento programado para efectuarse en Berlín, Alemania, porque ese año 1916 el conflicto bélico estaba en pleno apogeo.  Los mejores deportistas del mundo, que se habían reunido en Londres 1912, se volvieron a medir en Amberes, Bélgica, en 1920.

Mientras que en el segundo conflicto militar se suspendieron las citas de Helsinsfi, en Finlandia, en 1940 y los juegos de  Londres en 1944. En pocas palabras, los mejores deportistas del planeta se habían reunido en Berlín en 1936 y regresaron a la justa en Londres 1948, porque a la capital inglesa le ratificaron la sede en ese año.

Tres citas olímpicas han sido pospuestas y suspendidas por causa de la guerra, pero ninguna pandemia lo había logrado. Los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 están en veremos, porque dependerá de los adelantos que se consigan en cuanto a la vacuna del Covid-19… de lo contrario serán suspendidos, así como se han pospuestos algunas eliminatorias olímpicas.

Venezuela, así como otros países más, tienen esperanzas medalleras en algunos de sus deportistas, como la triplista Yulimar Rojas (oro seguro en el salto triple femenino), Daniel Dhers en BMX también es aspirante a podio, el carateca Antonio Díaz igualmente es candidato A1 para llevarse el oro en la categoría Katá; entre otros más. Para ellos sería lamentable no poder competir en la cita nipona, porque cuentan con el palmarés para llevar el tricolor nacional hasta lo más alto.

Igual situación ocurre con Colombia, una de las delegaciones que han crecido más en las dos últimas décadas. Caterine Ibargüen es candidata al podio, y ante una mala tarde de Yulimar (no lo deseamos) podría repetir su oro de Río 2016, la doble medallista de oro Mariana Pajón, en BMX también estaría como la favorita para lograr su triplete, y así, ciclistas, pesistas y boxeadores colombianos también estarían a tono para sumar preseas para su país. Todo eso está en veremos.

Mundial de Fútbol

La Copa Mundial de Fútbol no existía durante la I Guerra Mundial, pero en la segunda de estas confrontaciones fueron suspendidos los Mundiales de Fútbol de 1942 y 1946.

Las mejores selecciones de balompié del planeta se habían reunido para competir en Italia 1938 (quedando campeones los anfitriones) y retomaron la actividad en 1950, en el Mundial de Brasil, cita en la que Uruguay logró su bicampeonato al derrotar al gigante amazónico en el Maracaná.

No existen otras referencias de suspensiones en este evento, que cada cuatro año paraliza al mundo, porque el fútbol se ha convertido en una pasión colectiva en cada rincón del planeta. La próxima justa de la Copa Mundial está programada para el año 2022, en Qatar, y falta mucho tiempo como para poder analizar si suspenden ese evento, pero es muy factible que muy pronto ya la ciencia consiga la cura o el medicamento que controle al Coronavirus 19. Lo que si es cierto que los juegos que componen las eliminatorias mundialistas han sido pospuestos, lo que sin dudas, podría mover la fecha del compromiso en Qatar.

Suspensiones a granel

El Convid-19, además de las eliminatorias mundialistas y el jaque que le muestra a la cita olímpica, ha obligado a posponer muchísimos eventos deportivos Mundiales (y no deportivos también), que hace un mes era impensable que ocurrieran.

La Liga Nacional de Hockey (NHL) suspendió la temporada, al igual que la NBA, en la parte final de la ronda regular y muy cerca de la postemporada, decidió frenar las acciones (hay jugadores confirmados con el virus)… Recientemente la MLB (las Grandes Ligas del béisbol) anunció la suspensión de los entrenamientos primaverales, los juegos de pretemporada y las dos primeras semanas de la temporada regular (dependiendo de una posible cura o control de la pandemia haría que se normalicen las acciones). A estas se suma la MLS, la liga de fútbol en Estados Unidos, que tampoco realizarán los juegos programados hasta nuevo aviso.

Pero esto va más allá… La Champions League, la Europa League, La Copa Libertadores de América, las ligas de fútbol más famosas del planeta, tanto en Europa como en Latinoamérica, Asia y Oceanía también se han sumado a la paralización de sus actividades.

La Fórmula Uno, el campeonato Mundial de motociclismo, los grandes eventos del tenis, carreras de caballos (comenzaron con eventos a puertas cerradas) y muchos deportes más se encuentran con sus calendarios suspendidos, porque el Covid-19 avanza y aún no existe un medicamente comprobado que afirme un control sobre esta mutación del coronavirus.

Por esa razón es que afirmamos que el Covid-19 está siendo peor que las dos guerras más importantes de la historia mundial, deportivamente hablando, porque ha trastocado los cimientos de los mayores eventos deportivos del planeta.

Lo más importante es que, en lo colectivo, tomemos las cosas con calma, indudablemente este virus va a ser controlado (el cuándo es el que no se ve), y que obedezcamos las indicaciones que nos ofrecen los distintos portales informativos médicos (repetimos, nosotros somos un blog deportivo) para evitar propagar la enfermedad; como lavarnos muy bien las manos, si nos sentimos enfermo no salgamos de nuestras casas y usar tapabocas si nos sentimos mal, para no contagiar a los demás. Que Dios nos bendiga grandemente…

Si te gustó este artículo compártelo con tus contactos…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete