El día que descubrieron el poder de Babe Ruth

Hoy hablaremos de un hecho que, sin dudas, le cambió la imagen al béisbol. Un día como hoy le dieron la oportunidad al joven German Ruth de cubrir la inicial, por necesidad, y el Babe conectó dos jonrones, incluyendo uno de más de 570 pies, que hizo pensar a más de uno que como bateador le sacarían más provecho a este jugador.

Ya Babe Ruth tenía tres años de experiencia como lanzador de los Medias Rojas de Boston, con marca acumulada de 43-21, pero al bate sólo sumaba siete (7) jonrones en apenas 265 turnos oficiales, porque no se habían dado cuenta de la fuerza de este zurdo (¿Hacia dónde estarían mirando los técnicos de Boston en las prácticas de bateo del equipo?).

La directiva del conjunto petirrojo seguía contando con Ruth desde la lomita, tanto así que ese año de 1917 terminó con registro de 24-13 (para mejorar su récord a 67-34 en sus primeros cuatro años), con una extraordinaria efectividad de 1.75, con 40 juegos iniciados y nueve (9) blanqueos (en esos tres departamentos fue el mejor de la Liga Americana).

Pero antes de esa temporada ocurrió algo que logró cambiar la historia del béisbol, porque hasta la mañana de aquel 17 de marzo de 1917 (un día como hoy) nadie se había percatado de la fuerza de Babe Ruth.

Es que en los juegos de pretemporada de Boston, ese día ante los Piratas de Pittsburgh, en el estadio Whittington Park, de Hot Springs, en Arkansas, el inicialista de Boston estaba indispuesto y le preguntaron a Ruth si quería jugar en la primera base y aceptó.

Mentalidad de bateador

Era el primer juego en las Grandes Ligas para Babe Ruth en otra posición que no era la de lanzador, es decir, que Ruth no era un jugador de todos los días, porque como serpentinero tenía su rol muy bien definido en el equipo.

Uno de los mejores periodistas deportivos que hemos leído ha sido Juan Vené (estemos o no de acuerdo en todas sus posiciones), quien refirió sobre ese encuentro histórico, en su muy leída columna, al titularlo como “El béisbol no sería como es sin aquel jonrón de Ruth”.

En verdad eso define muy bien lo que ocurrió aquel día primaveral. Es que Ruth sacó dos jonrones bestiales, pero el segundo, cuanta la historia, fue de más de 575 pies (cálculos que le hicieron tiempo después), que salió del estadio y fue a caer en el zoológico de esa localidad, ubicado al lado del mencionado estadio.

Es que Ruth se paró en el plato ya no con la mentalidad de un pícher, sino como un inicialista y toletero, de allí que el swing que le hizo a ambos lanzamientos fue de slugger.

Siguieron ciegos

Esa actuación encendió las alarmas en algunos técnicos del conjunto, y sobre todo en algunos equipos contrarios, porque ese juego no se quedó en el olvido. Los únicos que siguieron con el libreto original y no quisieron cambiar fueron los jefes de Boston, porque a Ruth lo siguieron empleando, en exclusiva, desde la lomita. Ruth repitió su buena actuación y como ya lo indicamos, ganó 24 juegos en ese año 17. En el plato solo bateó dos jonrones en toda la temporada.

La dirección de Boston comenzó a darle oportunidades a Ruth como bateador y en 2018  apenas inició en 19 encuentros y en otros 76 intervino como inicialista y jardinero. Ese año sacó 11 pelotas y terminó con su primer título de jonronero. Al año siguiente inició 15 juegos como lanzador y 115 como jugador de posición, lo que le valió la asombrosa cantidad de 29 cuadrangulares y su segundo título como jonronero.

Cambio histórico

Después de ese año, con tres anillos de Serie Mundial con Babe Ruth, el dueño del conjunto decidió cambiar a su estrella hacia los Yanquis de Nueva York, un tema que ya hemos explicado en varias entregas anteriores (la puede buscar en nuestro archivo de Sportaccion).

Con los Yanquis, en rol de bateador y como inicialista y jardinero, Babe Ruth sumó otros 10 campeonatos de cuadrangulares, incluyendo campañas con 54, 59 y 60; cifras que para la época eran impensables. También fue líder de la Liga Americana siete (7) veces en el departamento de carreras anotadas, y cinco (5) como remolcador. También sumó un título de bateo.

Y es que, como señaló el señor Juan Vené, el béisbol no sería igual sin la gran actuación de babe Ruth como lo que fue… el bateador más poderoso que ha jugado en las mayores.

Si te gustó este artículo compártelo con tus contactos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete