El gran “Kid Pambelé” apaga sus 74 velitas

Uno de los más grandes boxeadores de todos los tiempos en Latinoamérica y el mundo, el colombiano Antonio Cervantes “Kid Pambelé”, está celebrando un nuevo cumpleaños, allá en San Basilio de Palenque, departamento Bolívar, en la costa colombiana. Fue el primer campeón mundial de boxeo de su país y uno de los atletas más grandes del continente. El legado de Cervantes lo han seguido más de 40 boxeadores que le han brindado a su país una corona mundial de pugilismo.
Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

El más grande boxeador colombiano de todos los tiempos, y uno de los mejores pugilistas latinoamericanos de la historia, Antonio Cervante Reyes, mejor conocido como Kid Pambelé, celebra hoy lunes sus 74 años de vida, en Turbaco, departamento Bolívar, aguantando los golpes más fuertes que le ha podido dar su mayor rival, el llamado “padre tiempo”.

El 23 de diciembre de 1945, en el poblado de San Basilio de Palenque, departamento Bolívar, nació esta leyenda del deporte latinoamericano, que en su país, como allá lo afirman, “le enseñó a los colombianos a ser ganadores”. Por cierto, gracias a las diligencias y peticiones realizadas por Cervantes, a su pueblo natal  le construyeron un acueducto, le llegó la energía eléctrica y también una carretera principal.

Muchas cosas se podrían hablar de este excelente deportista, pero por cuestiones de espacio y tiempo, desde Sportaccion solo presentaremos algunos de los hechos más resaltantes de su carrera, porque sería mucho el centimetraje que se le tendría que dedicar a esta gloria deportiva, miembro del Salón de la Fama de Boxeo Mundial.

Cervantes siempre ha explicado el origen de su apodo “Kid Pambelé”: “Ese apodo se le ocurrió a mi tío Aurelio, quien me bautizó así. Él fue el padrino de la boda de mis padres. “Kid Pambelé fue un boxeador de Nicaragua, ya fallecido, que peleó en toda la cuenca caribeña”, le declaró a mediados de año al periódico El Heraldo.

Tal vez en su ADN tendría los genes del guerrero y luchador, porque el pueblo en donde vio su primera luz, San Basilio de Palenque, ahora es reconocido como “el lugar de nacimiento de Kid Pambelé”, pero antes se encontraba en la palestra histórica porque fue allí en donde se desarrolló la primera rebelión de esclavos del continente americano.

El pequeño Antonio de allí pasó su niñez compartiendo labores entre su pueblo natal y el famoso barrio Chambacú, de la hermosa ciudad de Cartagena de Indias. En ambas localidades cumplió labores limpiando zapatos y vendiendo cigarrillos, y las malas lenguas dicen por allí que eran de contrabando.

 Sus inicios en los ensogados

Con apenas 18 años comenzó a dar y recibir golpes, pero en el ramo aficionado solo combatió tres veces, con dos lauros y un descalabro. Profesionalmente hablando se inició el 31 de enero del año 1964, al enfrentarse a Juan Martínez, a quien venció por decisión en seis rounds, en Cereté. Tras realizar sus primeras 32 peleas, de las que ganó 27, empató una y perdió cuatro, decidió buscar nuevos horizontes.

Esos primeros combates los realizó en la costa colombiana, y en el año 1967 se mudó a Caracas, Venezuela, tras aceptar un contrato con el empresario venezolano Ramiro Machado, quien lo puso bajo la tutela del entrenador Melquíades «Tabaquito» Sanz, quien le mejoró su estilo de pelea, que por cierto, recibía muchas críticas y desaprobación del público y los especialistas colombianos.

Ya en suelo venezolano, entrenando en la cuadra de Machado y con “Tabaquito” dándole los consejos como entrenador, Kid Pambelé peleó el 25 de noviembre de 1968, en Caracas, con Orlando Ruiz, a quien noqueó en el propio primer asalto. Tres días después, por el hecho de que “ante Ruiz ni sudó”, se midió a Néstor Rojas, a quien también venció, pero esta vez por decisión en 10 asaltos. Estas fueron sus dos primeras peleas en el extranjero.

Al mes siguiente, el día 23 de diciembre, cuando celebraba sus 23 años de edad, previo a las fiestas decembrinas, sufrió su primera derrota por la vía del sueño, cuando lo venció el venezolano Cruz Marcano, un duro boxeador del momento, quien lo venció en cuatro asaltos. Otros de los que lo venció, pero en 1969, fue el excampeón mundial Antonio Gómez.

Machado lo radica en Los Ángeles, California, en 1970; para comenzar a buscar peleas de mejor cartel, especialmente las que le podrían dar la oportunidad de pelear por el título mundial de los Welter Junior.  Allá, en su primer compromiso derrotó a José Rodríguez, por la vía del cloroformo, en el asalto inicial, en una pelea organizada en San José, el 17 de diciembre.

Luego le ganó Rodolfo “Gato” González y después al argentino Enrique Jara, lo que le valió su primera oportunidad titular, ante el gaucho Nicolino Locche, en el famoso estadio Luna Park, de Buenos Aires, el 11 de diciembre de 1971. Locche le ganó el pleito en 15 disputados asaltos.

Histórico combate

Con algo más de experiencia el colombiano Kid Pambelé recibió una nueva oportunidad titular, esta vez ante el panameño Alfonso “Perpermint” Frazer, quien venía de sorprender a Nicolino arrebatándole el campeonato mundial. El choque ante Frazer fue en el Gimnasio Nuevo Panamá, en donde venció al consentido del patio, por nocaut en 10 asaltos, el 28 de octubre de ese año 1972. Ese fue el primer campeonato universal que lograba Colombia. “Ese día Kid Pambelé nos enseñó a ganar”, dijo recientemente el periodista barranquillero Ricardo Perea, en la transmisión de su programa Órbita Deportiva, a través del sistema Cardenal, en Barranquilla.

De una manera inmediata, Cervantes se convirtió en un héroe nacional en Colombia, siendo tan grande ese fenómeno, que le llovieron muchas ofertas, de grandes empresas, que quisieron publicitar sus productos en los pantaloncillos de Pambelé.

Ya con el título en su poder, Cervantes aún mantenía la “espinita clavada” de su derrota frente a Nicolino Locche en diciembre del 71. La revancha llegó y el pleito fue organizado para efectuarse en la Maestranza César Girón, de Maracay, Venezuela. Al final Kid Pambelé pudo derrotar al argentino  Locche, quien fue apabullado por el ahora flamante campeón. Fue tanto el maltrato que le propinó Pambelé al argentino que le causó un sangramiento profuso, lo que obligó a la esquina del gaucho a tirar la toalla (medida que en el boxeo se toma para anunciar que el boxeador no va a seguir peleando), cuando se iba a iniciar el décimo round. Nicolino lloró mucho por esa determinación, pero no pudo hacer nada más.

Pambelé fue campeón durante tres años y 10 peleas titulares, antes de caer derrotado ante un jovencito puertorriqueño de 17 años, Wilfredo Benítez, el 6 de marzo de 1976, que convirtió al boricua en el campeón mundial de boxeo más joven en la historia.

Pero solo un año después, el 25 de junio del año 1977, en Maracaibo, Venezuela, el colombiano Kid Pambelé recuperó su corona universal de los pesos welter junior, de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) tras vencer, en cinco rounds, al argentino Carlos María Giménez. Esa pelea fue de corte obligatorio, ante el despojo al que fue sometido Benítez, quien se negó a darle la revancha a Cervantes, después de haberlo derrotado el año anterior.

Sumando las dos etapas de campeón mundial, Cervantes disputó un total de 21 peleas  de título mundial, manteniendo la corona  de las 140 libras, welter junior,  por casi ocho años.

Pelea que no se dio

En esta segunda fase mundialista, Pambelé revalidó su cinturón en seis defensas efectuadas a lo largo de otros tres años, en choques que lo hicieron viajar a Tailandia, Botsuana y Corea del Sur, entre otros. En ese tiempo se rumoró mucho de una superpelea que estaban “cocinando” ante el panameño Roberto “Manoe´Piedra” Durán, quien venía subiendo de categoría, pero nunca se efectuó.

En cambio, lo enfrentaron en Cincinnati ante un prometedor boxeador, Aaron Pryor, quien lo derrotó el 2 de agosto de 1980. Cervantes lo derribó en el propio primer asalto, pero Pryor se “recuperó” y noqueó a Pambelé en el cuarto.

Este Pryor fue el mismo que, en dos épicos combates, derrotó al casi imbatible nicaragüense Alexis Argüello, también en candentes encuentros, que terminaron en nocaut.

Tiempo después se comprobó que Pryor era consumidor de marihuana, y que en el tiempo de esas tres históricas peleas también estaría bajo las influencias sicotrópicas del cánnabis, lo que a las claras explica por qué le “aguantó” las palizas de Cervantes y Argüello, a quienes les superó sus golpizas y los derrotó.  

Tras pelear en par de ocasiones por el título Fecarbox del Consejo Mundial de Boxeo (CMB), ambas sendas victorias en Cartagena ante Amancio castro y Sergio Álvarez, Cervantes se retiró tras una derrota por decisión, ante Danny Sánchez, el 9 de diciembre de 1983, en Miami.

Pambelé realizó 21 combates mundialistas, de los cuales en 18 defendió su campeonato de manera exitosa. Por ello es considerado el mejor welter junior (o súper ligero para el CMB) de la historia. En su amada Colombia lo declararon, en el año 2000, como el Boxeador del Siglo XX, cuyo reconocimiento le redundó en otro que le dio la Asociación Mundial de Boxeo, que le entregó un cinturón conmemorativo especial, debido al honor que le rindieron en su país. Actualmente vive en Turbaco, Bolívar.

Terminó su carrera con un total de 123 triunfos, 52 de ellos por nocaut, con 15 derrotas y cuatro empates.

El legado de Pambelé lo han seguido más de 40 campeones mundiales colombianos, entre quienes destacan Rodrigo Valdés, Miguel “Happy” Lora, Prudencio Cardona, Ricardo Cardona, Fidel Basa, José Rojas, Jorge Eliécer Julio,  entre muchos otros más.

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *