El impensable pionero de los latinoamericanos grandeligas

Castro entró como bateador emergente por Napoleón “Nap” Lajoie; en el noveno episodio del choque entre los Atléticos de Filadelfia y los Orioles de Baltimore. Eso ocurrió el 23 de abril de 1902.
Eliexser Pirela

Luis “Lou” Castro fue un camarero y jardinero de loa Atléticos de Filadelfia, firmado por el propio Connie Mack. Debutó como bateador emergente en sustitución de Napoleón “Nap” Lajoie. Fue el primer latino en conectar un hit, un doblete, un triple, un cuadrangular y robarse una base en la Gran Carpa.

Luis Castro nació el 25 de noviembre de 1876, en Medellín, Antioquia. Una de las zonas geográficas de Colombia; en donde el fútbol es una especie de religión y la práctica del béisbol es casi nula, por utilizar un eufemismo.

Su padre era Néstor Castro. Como se indica en registros de la escuela en la que estudió en Nueva York y la tarjeta de un censo realizado en esa época;  en la que se asegura que ambos llegaron a esa ciudad y entraron a los Estados Unidos en 1885.

Pero la caprichosa historia no tomó en cuenta esos detalles para “jugarle” una broma al “juego” de pelotas. Porque fue ese antioqueño el responsable de abrirle la puerta a más de 1.500 peloteros hispanos; que han jugado en las Grandes Ligas en los últimos 140 años.

El estreno menos pensado de Luis Castro

Si a eso le sumamos que su estreno ocurrió de la manera menos pensada; porque así fue, es inevitable pensar en el título de esa vieja película “Los dioses deben estar locos”. Es que según lo afirman dos de las fuentes más confiables de las que existen; como lo son la Enciclopedia de la MLB y BasseBall Reference. Castro entró como bateador emergente por Napoleón “Nap” Lajoie; en el noveno episodio del choque entre los Atléticos de Filadelfia y los Orioles de Baltimore. Eso ocurrió el 23 de abril de 1902.

¿Por qué es impensable ese estreno? Simplemente porque Lajoie era el bateador más temible de las mayores; tanto como lo era Ty Cobb en ese momento. Venía de batear .426 de promedio, ganarse la triple corona de bateo y se había convertido en el primer pelotero en la historia en recibir un boleto intencional, con las bases llenas. (Leyó bien, no es un error, con tres corredores en base).

La razón era que “Nap” se encontraba en un litigio legal (los detalles se encuentran en la Enciclopedia de los colombianos grandeligas). Y antes de que bateara en el noveno episodio; llegó al terreno de juego una sentencia de un tribunal para impedir que Lajoie defendiera a los Atléticos. De allí que el mánager Mack, quien fue el responsable de firmar a Luis Castro; se vio obligado a sustituir a su jugador estrella por el bateador colombiano. La historia indica que los Atléticos ganaron el juego con pizarra de 8-1 sobre Baltimore.

Grandes ligas

Enciclopedia de los Colombianos

La Enciclopedia de los colombianos grandeligas es un producto editorial realizado con mucho profesionalismo y dedicación para dar a conocer algunos detalles relevantes de cada uno de los jugadores de las mayores que nacieron en este maravilloso país.

Castro considerado como el primer latino en las mayores

Es bueno considerar que el mejor beisbolista latinoamericano del siglo XIX fue el cubano Esteban Bellán; quien  actuó en la Asociación Nacional de Béisbol, durante tres años en la década de 1870. Pero ese circuito nunca ha sido aceptado como una “Liga Grande” y es por ello que Castro, con los Atléticos; fue el primer latino en las mayores.

En esa enciclopedia también leemos que “Según el diario Boston Globe; ´el mánager Frank Selee (de los Beaneaters de Boston, en la Liga Nacional). Lo quería firmar como lanzador´, pero el gran Connie Mack, dueño y estratega de los Atléticos de Filadelfia; lo firmó a principios de 1902 como segunda base, aunque también jugó como patrullero.

Igualmente encontramos su muy famosa historia; esa que entre otros fue aclarada por el gran periodista e investigador venezolano Juan Vené. Sobre su posible parentesco con el entonces presidente de Venezuela, Cipriano Castro. Ese familiar del mandatario no fue el mismo que jugó béisbol.

Por ser Castro el pionero entre los hispanos grandeligas; también resultó el primer latino en conectar un hit (dio 35), un doblete (lo hizo ocho veces), un triple (una vez), un jonrón (uno solo), robarse una base (se estafó dos), anotar una carrera,  remolcar otra y batear un sacrificio (lo hizo cuatro veces).

Su último compromiso en las mayores fue el  27 de septiembre del año 1902. Después de eso Castro resultó víctima de la gran depresión que afectó a los Estados Unidos entre las décadas de 1920 y 1930. Murió en septiembre de 1941 en lo que ahora se conoce como el Centro Psiquiátrico de Manhattan. Y tras su muerte, sus restos fueron llevados al Mount St. Mary Cemetery, en Flushing, NY.

La historia completa de este jugador; bueno, lo que se ha podido comprobar, porque fueron hechos ocurridos hace casi 120 años. Lo podemos leer en la Enciclopedia de los colombianos grandeligas, un producto editorial disponible en Amazon.

Sus números:

Temp. JJ VB CA H CE 2B 3B JR. BR Ave.
1
42
143
18
35
15
8
1
1
2
.245

De Luis Castro, aparte de poder asegurar que fue el primer latinoamericano que jugó en las Grandes Ligas. Según lo afirman dos de las fuentes más confiables de las que existen; como lo son la Enciclopedia de la MLB y BasseBall Reference. No se tienen datos muy concretos de cómo le fue en su actuación de estreno; pero se pudo conocer que ese 23 de abril, día inaugural de la campaña. Filadelfia visitaba a los Orioles, en Baltimore y fue allí donde debutó. En el noveno acto Castro sustituyó a Nap Lajoie, quien se encontraba en un litigio legal que más adelante comentaremos; y jugó por él en la defensa de la segunda base, con lo que logró su estreno en las Grandes Ligas. Los Atléticos ganaron el juego con pizarra de 8-1 sobre Baltimore. Eso es lo único que se sabe de ese choque. Recordemos que  ocurrió en abril de 1902.

Castro se formó, académicamente, en el Manhattan College y fue allí donde aprendió y comenzó a jugar béisbol. Fue tanto su talento que llegó a ser considerado uno de los mejores jugadores universitarios de la costa este de Estados Unidos.

Basseball Reference destaca que en 1897.

Castro comenzó a jugar pelota por dinero con escuadrones semi profesionales  en las ciudades de Nueva York y Nueva Jersey. De junio a septiembre de ese año, jugó para el equipo de Arlington, en Nueva Jersey. Castro firmó el 17 de junio y jugó su primer juego en el béisbol organizado el día 25. Él lanzó y perdió ante (un equipo llamado) Roma, 4-1, en un juego acortado a cinco entradas. El Heraldo de Syracuse escribió; “él tiene velocidad (en la bola) y una curva engañosa, pero es tan salvaje como un bronco”.  En un total de 11 partidos en la Liga del Estado de Nueva York, Castro jugó en todas las posiciones. Porque en algunos juegos lo hizo en segunda, tercera y el campocorto; además de jugar en los jardines y en otros juegos llegó a lanzar” desde la lomita.

Según el diario Boston Globe, el mánager Frank Selee de los Beaneaters de Boston, en la Liga Nacional; lo quería firmar como lanzador. Pero el gran Connie Mack, dueño y estratega de los Atléticos de Filadelfia, lo firmó a principios de 1902.

Lugares memorables de Castro en la historia de las mayores

Su último compromiso en las mayores fue el  27 de septiembre del año 1902.

Otro lugar memorable de Castro en la historia de las mayores tiene que ver con dos hechos relevantes: Como ya destacamos, resultó ser el primer jugador en reemplazar al gran  Napoleon “Nap” Lajoie en la segunda base; cuando un tribunal de Pennsylvania dictaminó que Lajoie no podía jugar para el Atléticos. Por  un conflicto entre las Ligas Nacional y Americana, ocurrido a principios del siglo XX. Como Lajoie pertenecía a los Filis de Filadelfia (Liga Nacional), ese tribunal le prohibió jugar con otro equipo de la ciudad. La orden judicial llegó en la séptima entrada de aquel juego inaugural y por ello en la novena Lajoie fue sustituido por Castro.

Y segundo porque, tras su retiro, llegó a ser el primer mánager no estadounidense del béisbol organizado. Fue con el Portsmouth, de la liga de Virginia, en el que Castro laboró como mánager-jugador en la temporada de 1912. El equipo terminó cuarto, a 12 juegos del líder Roanoke. Lo más resaltante de todo eso fue que Castro era uno de los pocos deportistas extranjeros que trabajaron en Estados Unidos para esa época.

Lamentablemente su bate no respondió a las expectativas y con el guante, nadie sabe el porqué; no le fue muy bien, porque de los 42 encuentros en los que participó, lo hizo en 36 oportunidades como camarero y cometió 14 errores y apenas pudo completar 10 doblepalys. Mientras que jugó en tres choques como jardinero, sumando dos errores y un juego como torpedero y cometió un pecado. En sus otros dos compromisos entró como emergente.

Tras su poca afortunada participación, Mack decidió comprar al camarero Frank Bonner, de los Indios de Cleveland; para hacerse cargo de la segunda base.

País de origen

Así como el episodio que se había manejado sobre su nacionalidad venezolana, también se consideró que había nacido en Nueva York; pero como en 1917 solicitó la nacionalidad norteamericana, eso no dejó dudas de que había nacido fuera de ese país.

Hasta hace pocos años se pensó que este singular personaje era venezolano; porque para esa fecha un sobrino del entonces presidente de Venezuela, Cipriano Castro. Quien también se llamaba Luis, había ido a estudiar a Nueva York y no se supo mucho de él. De allí que se pensó que era el mencionado sobrino del presidente venezolano; pero investigadores descubrieron que aquel Luis Castro no jugó béisbol.

Igualmente, por ser “Lou” un gran bromista (periódicos de la época publicaron que una vez en Atlanta, se puso un vestido y “sombrero de viuda” y paseó por el campo con un cochecito de bebé, ofreciendo besos a todo). Y conociendo esa historia peculiar; un día le aseguró  a un periodista que sí era familiar de Cipriano Castro y por ello fue bautizado “El presidente de Venezuela”. Pero poco tiempo después Castro le dijo a otro periodista, en esta oportunidad que pertenecía al Atlanta Constitution; que era falsa esa relación familiar: Castro niega toda relación con el presidente depuesto; se leyó en ese artículo, publicado en febrero de 1909.

Es bueno considerar que en los registros del censo de 1930 en Estados Unidos; se encontró un Luis Castro, con profesión, “jugador de béisbol”. Quien era hijo de Néstor Castro, un residente de Flushing, Nueva York. Que aseguró que su lugar de nacimiento es: Ciudad de Nueva York. Sin embargo, una referencia más exacta indica que  en la lista de pasajeros del SS Colón; que llegó a Nueva York el 16 de octubre de 1885, proveniente del puerto de Colón, Estados Unidos de Colombia. El pasajero número 18 es Néstor Castro, de 50 años de edad, nacido en los Estados Unidos de Colombia; quien llegó a Estados Unidos como visitante. Y el pasajero número 19 es Luis Castro, 8 años de edad, nacido en los Estados Unidos de Colombia.

Por eso los datos más creíbles sobre “Lou” Castro señalan que su padre era Néstor Castro; como se indica en registros de la escuela y la tarjeta de ese censo. En la que se asegura que ambos llegaron a Nueva York y entraron a los Estados Unidos en 1885; que su fecha de nacimiento es el 25 de noviembre de 1876. Información que coincide con la edad del pequeño Castro, tal como informó sobre la nave.

Castro resultó víctima de la gran depresión que afectó a los Estados Unidos entre las décadas de 1920 y 1930. Murió en septiembre de 1941 en lo que ahora se conoce como el Centro Psiquiátrico de Manhattan y tras su muerte, sus restos fueron llevados al Mount St. Mary Cemetery, en Flushing, NY. 

Murió el 24 de septiembre de 1941, en Nueva York)

Números que utilizó: En esa época los uniformes no llevaban números.

Temp. JJ VB CA H CE 2B 3B JR. BR Ave.
1
42
143
18
35
15
8
1
1
2
.245

Equipo del debut: Atléticos de Filadelfia, el  23 de abril de 1902.

Recomendado para ti