El mejor basquetbolista de la historia

Presentamos un trabajo que busca mostrarnos cuál ha sido el mejor jugador de baloncesto en los anales de la NBA, que es el circuito más poderoso del planeta. Elija usted el suyo…. No hay problema, todo va a depender de la perspectiva o los valores que usted considere para llegar a este punto.

Nos han escritos muchos lectores (gracias a Dios tenemos registros de lectores en 35 países, lo cual nos motiva a seguir haciendo nuestro trabajo y mejorarlo) para que le rindamos un homenaje a Kobe Bryant, estrella de la NBA que falleció recientemente; y quien para muchos, ha sido el mejor basquetero de la historia.

Vamos a tratar de presentar una explicación para que usted mismo pueda sacar una conclusión de cuál basquetbolista “ha sido el mejor” de la historia; tema que sin dudas va a causar polémicas porque va a ser difícil complacer a todos con la definición de ese “jugador favorito”, que debe ser el mejor de la historia.

También nos montamos en este tema porque “se escuchan cada cosas” en los programas deportivos de la actualidad, en los que los moderadores hablaban de dos o tres basqueteros, los que vieron jugar, y nunca les pasó por sus mentes el poder considerar a los mejores, pero no en los últimos cinco o 10 años, sino de toda la historia.

¿Qué es ser el mejor?

A continuación vamos a presentar un razonamiento, para entender y desarrollar el tema, desde dos aspectos: Primero vamos a considerar ¿Qué es ser el mejor? Porque para muchos el mejor es aquel que era más simpático, el más bonito (no estamos en capacidad de aclarar esto porque “nos gustan las mujeres”),  el que tenía más carisma, el que era el más alto, o el que tenía mejores números o el que ganó más anillos de campeón. Fuera de esas premisas no podemos salirnos para ver cuál jugador fue el mejor.

Segundo nos referiremos a nuestra inclinación por no elegir a un solo jugador como el mejor, sino a un quinteto que nos parezca el mejor… por eso de la lógica que nos dice que un jugador cinco (5 o centro), no presentará las mismas posibilidades numéricas (nos referimos al aporte de cada juego) que un jugador número 1 (uno o piloto). Vamos a presentar a los cinco mejores jugadores (según nuestro criterio, que no necesariamente no será igual al suyo, pero que resulta irrelevante, porque el quinteto que usted considere el mejor, sin dudas así lo será).

Primero las individualidades

No vamos a tocar los puntos de simpatía, o “bonito” o el del carisma… Son valores intangibles y subjetivos que no nos van a ayudar mucho… Los incluimos porque no queremos dudas con respecto a la discusión de este polémico tema. Comencemos por los jugadores más altos. Es que cuando jugábamos baloncesto en nuestros colegios y liceos, siempre buscábamos a nuestros compañeros más altos porque queríamos ganar… En ese nivel de estudios ese valor era muy importante, pero en el baloncesto profesional, y más aún en la NBA eso no es tan relevante.

Para ello vamos a aclarar que, por ejemplo,  el nacido en Sudán del Sur, Manute Bol, y el rumano George Muresan han sido los dos basqueteros más altos en la historia de la NBA: Ambos medían 2,31 (dos metros y 31 centímetros), la diferencia era que Bol (ya fallecido) solo pesaba 90 kilogramos y Muresan superaba los 130 kilogramos. Pero a ninguno de los dos, pese a ser los más altos no los vamos a considerar entre el grupo de “los mejores de la historia” a pesar de ser o parecerse a unos verdaderos  “postes del alumbrado público”.

El de mejores números

Ahora vamos a analizar algunos números de los jugadores más destacados en las estadísticas de la NBA. En la actualidad los mejores en números, en la historia, hasta el momento, son:

 Kareem Abdul-Jabbar:  Terminó con 38.387 puntos, 24,6 de promedio por juego y un tope de 55 en un juego, el 10 de diciembre de 1971. También debemos destacar que sumó seis (6) anillos de campeón, asistió a 19 Juegos de Estrellas, se llevó seis (6) premios MVP, tomó un total de 17.472 rebotes y promedio de 11,2 por juego; repartió 5.616 asistencias para promediar  3.6 por encuentro y 2,6 bloqueos por choque para sumar 4.056. Ha sido el jugador con más encuentros, con 1.560 partidos disputados. Sin dudas son números impresionantes y por ello está en el Salón de la Fama del baloncesto.

Karl Malone: Finalizó su brillante carrera con 36.928 puntos totales y promedio de 25, con un tope máximo de 61, el 27 de enero de 1990. También vamos considerar que en 1.476 encuentros terminó con 10,1 rebotes por juego y totales de 14. 908 capturas. Asistió a 14 Juegos de Estrellas, está exaltado al Salón de la Fama, pero atenta contra su etiqueta de “mejor” que nunca logró un anillo de campeón.

LeBron James: Hasta el momento de escribir estas líneas LeBron sumaba 33.655 puntos (y contando), con un promedio de 27,1 y su máximo en un juego fue de 61 el 3 de marzo de 2014). Por haber llegado a la NBA tan joven, porque lo hizo a los 18 años y 10 meses y por tener números espectaculares en todas sus campañas, pocos dudan que por tener  35 años, James debería terminar en el tope de los anotadores vitalicios. Ha asistido a 16 Juegos de Estrellas y suma tres anillos de campeón. Igualmente ha acumulado 9.250 rebotes para promediar 7,4 en sus más de 1.200 encuentros.

Kobe Bryant: El homenajeado de hoy terminó con 33.643 puntos, un promedio de 25,0 y su tope fue de 81 puntos, el segundo más alto en la historia, cuando lo hizo el 22 de enero de 2006, y quien, además, en su juego de retiro anotó la asombrosa cantidad de 60 puntos. Participó en 18 Juegos de las Estrellas, ganó cinco títulos con los Lakers de Los Ángeles. Contra Kobe atenta que falló 14.481 tiros, más que cualquier otro jugador, de hecho, el segundo es John Havlicek con “apenas” 13.417 lanzamientos errados, es decir que la Mamba Negra superó por 1.064 tiros malos a su escolta vitalicio. Con todo, Kobe ha sido uno de los mejores jugadores de la historia y este mismo año va a ser exaltado al Salón de la Fama, eso anótenlo.

Michael Jordan: El basquetbolista más carismático y admirado por todos es MJ, quien culminó su brillante carrera con 32.292 puntos totales, una media de 30,1 puntos por juego, un tope de 69, conseguido el 28 de marzo de 1990; sumémosle a eso que logró 10 títulos como máximo anotador. Igualmente debemos mencionar que asistió a 14 Juegos de Estrellas, ganó seis anillos de campeón (pudieron ser ocho, pero se retiró dos años para incursionar en el béisbol profesional). De este jugador podríamos hablar por muuuuchas ediciones consecutivas, pero nos vamos a conformar con presentar estas cifras, porque del resto todos nos sabemos del talento de Air Jordan o súperman, como le decían.

Dirk Nowitzki: Este alemán  se retiró con 31.560 canastas, con 20,7 de promedio y 53 como su tope personal, conseguido el 2 de diciembre de 2004. Terminó con 11.415 rebotes capturados y 7,5 de promedio, jugó en 14 choques de estrellas y ganó un anillo con los Dallas Mavericks.

Wilt Chamberlain: Nuestro jugador favorito  culminó con 31.419 puntos, 30,1 de promedio por juego, ambas cifras eran tope al momento de retirase, pero luego fueron superadas. Cuando colgó su uniforme habían 128 récords en la NBA que le pertenecían, de los cuales aún se mantienen, 48 años después de su retiro, un total de 72 marcas, incluyendo la más difícil de todas, los 48,5 minutos de promedio por juego (cada encuentro tiene una duración oficial de 48 minutos, pero Wilt jugó varios sobretiempos en esa campaña 1961-1962) y su tope de 100 puntos en un encuentro, que hizo el 2 de marzo de 1962. Chamberlain ha sido el único con más de 4.000 puntos en una año y promedio de 50 o más puntos por encuentros (4.029 puntos y promedio de 50,4 en la campaña de 1961-1962), además terminó con 23.931 rebotes y promedio de 22,9 por juego… Es el único mortal con promedio vitalicio de 30 o más puntos por juego y 20 o más rebotes por encuentro. Está en el salón de la Fama del baloncesto.

Shaquille O’Neal: Este gigante finalizó con 28.596 puntos, para promedio de 23,7 por juego, un tope de 61 conseguido  el 6 de marzo de 2000, tomó un total de 13.157 rebotes  con un promedio de 10,9 por encuentro, ganó cuatro títulos de campeón, asistió a 15 Juegos de Estrellas, además de contabilizar dos tableros rotos cuando la intentó clavar, en ambas oportunidades, hecho que no hemos visto hacer a nadie más. Se placa reposa en el Salón de la Fama del baloncesto.

Bill Russell: Este gigante posee una historia increíble. Terminó con 14.543 puntos y 15,1 por juego; pero en los rebotes terminó con 21.668 y promedio de 22,5 por encuentro. Intervino en 12 Juegos de Estrellas y guió a los Boston Celtics a ganar 11 campeonatos, incluyendo ocho (8) seguidos. Pero es que apenas jugó 13 campañas, es decir que sólo en dos no se alzaron con la corona. Russell está en el Salón de la Fama, lo cual le representa otro anillo y no sabe qué hacer con tantos, porque le sobran anillos para los dedos de sus manos.

John Stockton: Este es otro de los jugadores increíbles, porque es el líder vitalicio en dos departamentos ofensivos de la NBA. Logró retirarse con un total de 15.806 asistencias, con promedio de 10,5 por juego  y también terminó su carrera con 3.265 robos de balones, para un average de 2,17 por partido. Stockton finalizó con 19.703 puntos y promedio de 13.1 por encuentro. Intervino en 10 Juegos de Estrellas y claro que su placa también se encuentra en el Salón de la Fama del Baloncesto.

Mágic Johnson: Jugó 12 temporadas completas (tras su retiro regresó cuatro años después y apenas participó en 33 encuentros) y asistió en cada una de esas temporadas al Juego de Estrellas. Finalizó con 17.667 puntos y promedio de 19,5, con 11,2 asistencias por choque y un total de 10.141, entre las mejores en la historia. Ganó cinco (5) títulos de la NBA con los Lakers de Los Ángeles. También se encuentra en el templo de los inmortales del baloncesto.

En líneas generales estos han sido “los mejores”  jugadores, estadísticamente hablando, lista en la que faltan muchos basqueteros más, pero para no hacer fastidioso este artículo, nos conformaremos con estas estrellas.

Los mejores quintetos

Ahora nos toca definir cuáles jugadores deberían conformar el mejor quinteto de la historia. Puede ser que usted tenga algún otro jugador en su lista y eso se respeta y también es válido… Pero para nuestros gustos el quinteto ideal lo conformarían John Stockton, LeBron James, Michael Jordan, Wilton Chamberlain y Bill Russell. El segundo quinteto lo deberían formar Magic Johnson, Kobe Bryant, Karl Malone, Kareem Abdul-Jabbar y Shaquille O’Neal (caramba, todos jugaron con los Lakers, porque Malone hizo historia con Utah, pero se retiró con Los Ángeles).

Dejamos a grandes basqueteros fuera de esta lista, como al propio Dirk Nowitzki, a Oscar Robertson, a Larry Bird y otros tantos, y a lo mejor a alguien que usted, con justicia lo incluiría, pero ha sido según la perspectiva que hemos analizado el tema.

En nuestro homenaje a Kobe Bryant, no está mal que la Mamba Negra integre al segundo quinteto histórico, pero es que no podemos dejarnos ir por el sentimentalismo por conocer que perdió la vida, muy joven, junto a su pequeña hija de 13 años y otras siete personas. Y si está en el segundo quinteto, analizando toda la cantidad de basqueteros que han jugado en la NBA, es muy honroso para Kobe estar en ese grupo…

Si nos presionan para dar a uno sólo como el mejor, entonces sería, el gran Wilton Chamberlain… y que conste, LeBron va a terminar pulverizando la marca de Kareen en el liderato de puntos por encuentro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete