El récord de hoy es el doblete más rápido en un Mundial de Fútbol: 69 segundos

El alemán Toni Kroos le anotó dos goles al local y siempre favorito Brasil, en la Copa del Mundo 2014. Un minuto y nueve segundos distanciaron ambas anotaciones. Para quebrar esta marca habrá dos caminos: Anotar tres dianas en 69 segundos o romper las redes dos veces en 68 segundos.
Eliexser Pirela

Hoy vamos a hablar de un récord que, por lo centellante que fue, lo queremos incluir entre los más difíciles de quebrar: Hacer dos goles en una Copa Mundial de Fútbol en 69 segundos, hecho que logró el alemán Toni Kroos, para la selección de Alemania, dirigida por Joachim Löw, en la edición 2014, efectuada en Brasil, ante el cuadro verdeamarelho.

Ese choque para muchos será inolvidable, especialmente para los 70 mil asistentes al estadio Maracaná, de Río de Janeiro, el 8 de julio de 2014, porque ha sido la derrota más humillante de Brasil en una cita mundialista, debido a que ese 7-1, de pesadilla, ocurrió en una de las semifinales del evento. El choque se efectuó en el Estadio Mineirão (cuyo nombre oficial en portugués es Estádio Governador Magalhães Pinto), un parque deportivo ubicado en la ciudad brasileña de Belo Horizonte, capital del estado de Minas Gerais.

Más de 60 mil aficionados fueron testigos presenciales de esa “masacre”. Decimos más porque la capacidad oficial del coso es de 60 mil asistentes, pero ante la “fiebre” que aumentaba entre los brasileños al ver a su selección llegar a estas instancias, más de uno se debió “colar” al estadio y ver el compromiso desde cualquier lugar de las tribunas.

Pesadilla

Únicamente los 10 primeros minutos resultaron alentadores para el cuadro amazónico, tiempo en el que la pizarra se mantuvo sin anotaciones. En el minuto 11 Thomas Müller rompió la red de Julio César y Miroslav Klose hizo lo propio en el 23, para ser la primera de tres mortales anotaciones logradas por los teutones en tres minutos y la cuarta en seis.

Hasta allí, minuto 23, era un juego alcanzable y si se quiere, hasta era normal. Pero en el 24 comenzó la pesadilla cuando Toni Kroos se hizo presente en la pizarra, y repitió la dosis con otra diana en el minuto 26, con 69 segundos de diferencia entre sus dos anotaciones.

Un 4-0 en 26 minutos, que apenas 160 segundos antes era un rescatable 1-0, dejaba en shock a los jugadores brasileños y mantenía mudos e incrédulos a esos miles de aficionados en el parque, al igual que a millones y millones de seguidores de Brasil (en cada rincón del mundo existen simpatizantes del onceno pentacampeón mundial).

La fiesta la continuó Sami Khedira tres minutos después, en el 29, lo cual le “echaba más sal” a la herida de los locales y súper favoritos brasileños. Desde el punto de vista matemático que se observe resulta increíble: Cinco goles en una semifinal sobre Brasil en 17 minutos (podría ser otra marca), cuatro goles en seis minutos tendrá que ser otro récord, pero las dos dianas anotadas en 69 segundo por parte de un jugador, es el registro que consideramos más complicado de quebrar.

El primer tiempo finalizó 5-0. En la segunda mitad no hubo esa lluvia de goles, pero igualmente los alemanes se hicieron presentes dos veces más, con dianas de Andrë Schurrle en los minutos 69 y 79. Brasil solo pudo reaccionar a ese 7-0 con un gol, en el minuto 90, casi al final del choque, por intermedio de Oscar. Pizarra final de 7-1, con una Alemania rumbo a su cuarto título mundial, que pocos días después lograría al derrotar a Argentina en la gran final con marcador de 1-0.

Nada pudo hacer Luiz Felipe Scolari, director técnico brasileño, ni las estrellas del onceno Amazónico encabezadas por Neymar, Daniel Alves, David Luiz, Marcelo, Thiago Silva y compañía. Brasil hizo 18 remates, con 8 directos al arco alemán, de los que apenas logró meter uno. Contrariamente Alemania concretó 14 remates (cuatro menos), con 10 directos al arco, de los cuales entraron siete, para una efectividad del 70% (hay pocas posibilidades de que no sea otro registro).

Cómo se quebraría la marca de Kroos

Creemos que este es uno de los records más difíciles de romper porque, aunque encontramos dos formas de hacerlo, ambas resultan muy complicadas.

La primera estas opciones halladas será que el aspirante a superar el registro de Kroos anote tres goles en 69 segundos, lo que parece bastante complicado, porque es un tiempo bastante corto para hacerlo.
La otra forma, y no es que sea menos difícil, es que ese aspirante a borrar el nombre de Toni Kroos en el libro de récords de los mundiales, es que anote dos goles en 68 segundos o menos.

Por esas muy claras y cortas explicaciones es que consideramos que la marca de este alemán, de dos goles en un minuto y 9 segundos es un registro muy difícil de romper.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete