España celebra los 10 Años de su hazaña en Sudáfrica 2010

La roja venía de ganar la Eurocopa 2008 y se convertía en el primer país que lograba dos “premios mayores”. Para rematar, también se llevaron la siguiente Eurocopa.
Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

El 11 de julio, pero del año 2010, siempre será recordado por  los amantes del fútbol por un hecho inédito, es que por primera vez en la historia la selección nacional de España se consagró campeón del mundo  de fútbol, al derrotar con marcador de 1-0 a su similar de Holanda, en una Copa Mundial histórica por demás, debido a que era la primera vez que se disputaba este torneo en el continente africano.

Fueron varios los registros logrados por España, porque igualmente  se convirtió en el equipo campeón que menos goles necesitó para coronarse (apenas anotó ocho dianas, lo que remarca la gran actuación del portero español, Iker Casillas, quien fue un verdadero muro en el arco español) en la historia de este certamen. Hoy, 10 años después  de este acontecimiento, repasamos el camino que tuvo que transitar España hacia aquel memorable 11 de julio.

La Eurocopa 2008

Para repasar mejor la ruta mundialista del equipo español debemos hacer una parada, casi obligatoria, en la Eurocopa 2008, aquella que se disputó, de manera conjunta en los hermosos Alpes,  entre  Austria y Suiza. Es que fue ese torneo donde “La Furia Roja” tuvo su punto de inflexión al coronarse campeón continental por primera vez en 44 años. En esa cita España disputó su accionar en el Grupo D, en compañía de Grecia, Rusia y Suecia. Los españoles terminaron la fase de grupos de manera perfecta, al conseguir tres (3) victorias en los tres (3) encuentros disputados, es decir, sumaron los nueve (9) puntos en disputa.

Los dirigidos, en ese momento, por Luis Aragonés pasaron a los Cuartos de Final y se enfrentaron al entonces campeón del mundo, Italia, en un juego dramático en el que no bastaron los 90 minutos reglamentarios para definirlo… tampoco fueron suficientes los 30 minutos de la prórroga, es decir, después de 120 minutos de acción en el gramado, todo se definiría desde los 12 pasos, circunstancia en la que  el guardameta español, Iker Casillas se convirtió en el héroe del encuentro, al atajar dos (2) de los cuatro (4) disparos efectuados por la “Azurri” y así España consiguió el pase a la siguiente instancia, la semifinal, en la que la Roja cada vez se consolidaba como uno de los favoritos, más aun  al tener que enfrentarse  a un viejo conocido, Rusia. Estos dos ya se habían enfrentado en la fase de Grupos, partido en el que La Furia Roja ganó con marcador de 4-1. Esta oportunidad no iba a ser muy diferente a la primera.

En ese encuentro España fue muy superior al equipo ruso con marcador de 3-0 y obtuvo su pase a la final continental, en la que se enfrentarían a la poderosa selección de Alemania, encabezada por su capitán, Michael Ballack. Fue allí cuando creció la leyenda de Fernando Torres, cuando al minuto 33 de la primera parte anotó el gol que eventualmente puso cifras definitivas a este encuentro para derrotar a la selección teutona con pizarra 1-0 y llevarse el título, así, España ganaba uno de los llamados grandes títulos y se convertía en un candidato fuerte a la cita mundialista y daba paso a una de las dinastías más ganadoras en los últimos tiempos.

Fue tanto el dominio de La Roja en esa Eurocopa que nueve (9) de sus  jugadores  fueron incluidos en el equipo ideal del torneo.

Llegó Sudáfrica 2010

Antes de dar inicio al mundial Sudáfrica 2010, España se vio en la necesidad de contar con un nuevo dirigente: Hablamos de Vicente Del Bosque, y la Roja empezaba con buen pie la “Era Del Bosque”, al quedar en el tercer  lugar en la Copa Confederaciones 2009. Ya iniciada su fase pre-mundialista, siguieron su firme andar al clasificar, de manera invicta y contundente, en el grupo 5 de las eliminatorias de la UEFA, consiguiendo 10 victorias en la misma cantidad de encuentros disputados, con un extraordinario diferencial de goles de +23, con 28 goles a favor por tan solo cinco (5) en contra, obviamente, se llevaron el  primer lugar. Ya con su puesto seguro en el mundial, España tuvo seis (6) juegos amistosos antes del torneo africano, en los que salieron victoriosos en cada uno de ellos. Los partidos fueron contra Argentina, Austria, Francia, Arabia Saudita, Corea Del Sur y Polonia, eventos en los que mantuvieron la base de los jugadores que se llevaron el título en la Eurocopa, dos años antes.

Finalmente llegó edición XIX de la Copa Mundial de Fútbol, el 16 de junio de 2010 España hacía su tan esperado debut en el grupo H, frente a la selección de Suiza, y… sorpresa…. Allí de manera inesperada La Furia Roja cedió en el marcador, que terminó 1-0 a favor de los suizos. Era su primera derrota en partidos oficiales desde la Copa Confederaciones del 2009, cuando la selección cayó frente a su similar de Estados Unidos en la semifinal.

La segunda fecha de España en su grupo (el H) fue contra la Selección de Honduras el 21 de junio,  en un juego en el que  Vicente Del Bosque hizo cambios en su alineación del primer encuentro, dejando en la banca a David Silva y Andrés Iniesta, y en su lugar entraron Jesús Navas y Fernando Torres. Esos  cambios funcionaron ya que se llevaron la victoria 2-0 con un doblete de David Villa. Tras el resultado España tenía la obligación de ganarle a la selección de Chile, que ya estaba clasificada a la siguiente ronda, tras haberle ganado a Honduras y a Suiza.

Fue el 25 de junio cuando se enfrentaron españoles y chilenos en un partido de mucha acción, de esos llamados “de ida y vuelta”,  que al final vio como vencedor a España sobre Chile con marcador 2-1; y allí de nuevo David Villa hizo acto de presencia al concretar uno de los dos tantos españoles, el otro gol lo convirtió Andrés Iniesta, quien había vuelto a la alineación titular tras el segundo juego. Con esta victoria sobre Chile, España conseguía el primer lugar del grupo H y obviamente un cupo a los Octavos de final.

En esa nueva fase, realizada el 29 de junio, España se vio frente a frente con la selección de Portugal, que por supuesto fue  liderada por Cristiano Ronaldo. Ese fue un partido muy parejo y que estuvo a la altura de las expectativas generadas, y fue hasta el minuto 63  que los campeones de Europa se hicieron presentes en el marcador: Tras un centro de Sergio Ramos, Fernando Llorente cabeceó una pelota que Eduardo desvió de manera espectacular. Un minuto después, Villa remató de afuera del área y la bola picó a centímetros del palo izquierdo sin opciones del guardameta luso. Eso bastó porque ese tanto le puso cifras finales al encuentro, que terminó con pizarra de 1-0. Nos quedó grabada en la memoria de muchos la imagen de Cristiano Ronaldo llorando, desconsolado, después de la derrota de su equipo.

España logró la clasificación, de nuevo,  a los Cuartos de Final de un Mundial y surgió entre los seguidores de la selección una premisa, “La maldición de los cuartos de Final”,  ya que no habían superado esta ronda desde el año 1950, y esta vez el rival que le tocó al onceno español fue Paraguay.  En ese juego nuevamente “El Guaje” fue  el héroe español, porque  faltando apenas ocho (8) minutos para el final del tiempo reglamentario, David Villa marcó el gol que le daba la victoria a España y el pase a sus primeras semifinales en más de 50 años, en un partido que nos deja como dato muy curioso algo que no se producía, en una copa del mundo, en más de 80 años… Fue que se fallaron dos penales, uno por cada equipo. Casillas le atajó un penal a Oscar Cardozo, y Justo Villar hizo lo propio ante Xabi Alonso, quien originalmente metió el gol, pero el árbitro guatemalteco, Carlos Batres, determinó que un jugador español entró antes de tiempo al área, por lo que hizo repetir la definición y esta vez el portero guaraní atajó el penal.

Camino a la final

Fue entonces el 7 de julio como la fecha fijada para la semifinal, y fue cuando España debía enfrentarse a la poderosa  Alemania, su rival en la final de la Eurocopa, dos años antes. Alemania venía de aplastar a la Argentina dirigida por Diego Armando Maradona 4-0 y tenía como figura principal al entonces novato Thomas Müller.  En este juego de semifinal el señor Vicente Del Bosque sorprendió a todos al dejar en la banca a Fernando Torres y metió en su lugar a Pedro Rodríguez. Fue un cambio que a la postre le rindió frutos, pues el entonces jugador del Barcelona FC en realidad hizo un muy buen partido con velocidad y juego entre líneas.  España estaba siendo muy superior a la tropa dirigida por Joachim Low.  Alemania no concretaba al ataque, ni al contraataque… estaba desdibujaba. Por España, de repente, un héroe espontaneo saltó a escena al minuto 73, cuando un saque de esquina efectuado por Xavi Hernández, y un cabezazo bestial de Carles Puyol, abrió el marcador y, al igual que dos años antes pero en distintos escenarios y con distintos protagonistas, España derrotaba a Alemania 1-0; esta vez frente a más de 60.000 personas y ante la propia Reina Sofía, quien no se cansó de apoyar a su selección. Allí España  alcanzaba su pase a la final, que estaba programada para disputarse el 11 de julio (tal día como hoy), contra la no menos peligrosa Holanda.

La gran Final, España hace historia

El 11 de julio de 2010, en el Soccer City Stadium, de Johannesburgo, España midió sus fuerzas ante el juego agresivo de la “Naranja Mecánica”, en una final inédita, porque era la primera vez que una Copa Mundial de Fútbol la definían España y Holanda. Ese resultó un juego sumamente dramático y especial. España disputaba su primera final, mientras que para Holanda representaba su tercera, y en las dos anteriores no había podido tener éxito, lo que generaba, y valga el término,  más morbo al compromiso ya que sin importar el resultado, iba a haber un nuevo campeón del mundo.

Quizás ese fue el motivo por el que desde muy pronto empezaron a practicar un juego duro que convirtió ese partido en una batalla agresiva y cargada de faltas por ambas partes, todo avalado por el muy criticado arbitraje del británico Howard Webb, dejándonos postales como la patada que le dio De Jong a Xabi Alonso. Sin embargo pasaban los minutos y Xavi Hernández y Xabi Alonso se juntaban y hacían magia, Villa y Pedro (repitió titular por Torres)  veían claridad ante la defensa holandesa, pero a pesar de todo el marcador no se activaba. El juego continuaba 0-0, con una  Holanda que también hacía temblar a España, especialmente  por las rápidas contras guiadas por Wesley Sneijdery Arjen  Robben, sin dudas dos de los jugadores holandeses que se lucieron en esta final.

Luego llegó una espectacular carrera de Robben, en la parte final de la primera parte, y de nuevo salió a relucir la mejor versión de Iker Casillas y evitó el gol en el primero de los tres duelos que ambos ex compañeros tendrían a lo largo del compromiso.

En la segunda parte España tomaba un segundo aire, recuperando el guión inicial, pero le seguía costando completar el juego “cuerpo a cuerpo” que tanto caracteriza a los holandeses. El técnico  Vicente Del Bosque buscó piernas frescas en la banda derecha y decidió incluir a Jesús Navas por Pedro Rodríguez. El tiempo transcurría al igual que los contragolpes de ambos equipos, fue en esta segunda parte cuando Casillas atajó los dos mano a mano restantes que experimentó frente a Robben,  mientras que el portero holandés, Maarten Stekelenburg, supo frenar sucesivamente a Villa, Iniesta y Sergio Ramos. Ya en la parte final  del segundo tiempo fue cuando llegó un cambio de vital importancia para la coronación de España, Cesc Fabregas entró a escena por un destrozado Xabi Alonso.

El partido llegó al minuto 90 sin goles, así que fue necesaria una prórroga, en la que esta dinámica continuó, y con la llegada del capitán del Arsenal, la cara le cambió a España. Iniesta repartía balones más libre que nunca, animaría a Navas en el ataque y le daría el empuje suficiente en una combinación con Xavi para lograr la expulsión de Heitinga,  por una doble tarjeta amarilla.

Ya cuando el minuto 120 se acercaba, y todo parecía indicar que la final de la Copa Mundial de Fútbol 2010 se iba a definir en tanda de penales, todo cambió en un minuto, con una jugaba iniciada con una carrera muy larga de Navas, toques en el medio de Iniesta, Fábregas, Torres y el propio Navas, y finalmente “El Genio” se quedó solo ante la portería holandesa, sacó un misil,  una bala, esa que le daría a España el título y que  acabaría, de manera espectacular y dramática, con 80 años de sufrimiento y decepciones para los españoles. Esa final la ganó el mejor equipo, la ganó España tal día como hoy, 11 de julio de 2010, el Mundial Sudáfrica, y por eso lo compartimos con los amigos de Sportaccion. Con el triunfo España se convirtió en la primera Selección Europea en ganar un título mundial fuera de su continente (4 años más tarde lo repitió  Alemania en Brasil). También se convirtió en la primera selección de la historia en quedar campeón de un mundial luego de haber perdido el primer juego (Contra Suiza 1-0). Al ganar la siguiente Eurocopa, la de 2012, la Roja se convirtió en la única que sumó tres títulos de los grandes de manera consecutiva…

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *