Esta es la leyenda de Secretariat

Este rojizo animal, nacido el 30 de marzo de 1970 en los establos Medow Farm, en Virginia, EE UU. Fue un potrillo que al paso de dos años comenzó a asombrar al mundo; por su manera tan contundente de correr en una pista hípica y sobre todo, por su forma de ganar. Secretariat fue un hijo Bold Ruler y la yegua Something Royal; esto indica que era descendiente de los jefes de raza Nasrullah y Princequillo por ambas sangres. Cuando su propietaria, Penny Chenery, lo vio la primera vez pensó en llamarlo Big Red (Gran Rojo); por su hermoso color.
Eliexser Pirela

A propósito de la triplecorona norteamericana, presentamos la historia del mejor ejemplar de la historia hípica mundial. El Belmont State lo ganó por más de 30 cuerpos. El hijo de Bold Ruler quedó entre los 100 mejores deportistas del siglo XX.

A escasas  horas de efectuarse el Belmont State, tercer paso para la triplecorona de los Estados Unidos; es muy importante que conozcamos la vida de un purasangre que escribió su propia leyenda; a fuerza de talento, clase, valentía y mucha garra. Secretariat, sin dudas el mejor caballo de carreras de la historia mundial.

Este rojizo animal, nacido el 30 de marzo de 1970 en los establos Medow Farm, en Virginia, EE UU. Fue un potrillo que al paso de dos años comenzó a asombrar al mundo; por su manera tan contundente de correr en una pista hípica y sobre todo, por su forma de ganar. Secretariat fue un hijo Bold Ruler y la yegua Something Royal; esto indica que era descendiente de los jefes de raza Nasrullah y Princequillo por ambas sangres. Cuando su propietaria, Penny Chenery, lo vio la primera vez pensó en llamarlo Big Red (Gran Rojo); por su hermoso color.

Chenery  decidió contratar al retirado Lucien Laurin como entrenador. Ambos tras fuertes estudios y análisis coincidieron en que; por lo raudo que era, el mejor jinete para guiarlo era Ron Turcotte.

Pacto de la moneda

Previamente, el padre de Penny, el millonario empresario Chris Chenery, dueño de Bold Ruller,  había pactado con Egden Phipps; propietario de las yeguas Hasty Matilda y Something Royal para que su semental las sirviera. El trato era que al nacer los potrillos; iban a lanzar una moneda y el ganador elegiría con cuál ejemplar quedarse.

Cuenta la historia que Chris falleció poco antes de que nacieran ambos ejemplares; y su hija Penny tomó las riendas de sus establos. Al enterarse del pacto de su difunto padre con Phipss; quien era un millonario honesto,  que administraba varias empresas y casi todos los establos del estado de Kentucky. Penny comenzó a estudiar el historial (pedigrí) de las yeguas preñadas y confirmó que Something Royal (hija de Princequillo);  era la que daría al mejor corredor. Por eso, el día que se reunió con Phipss comenzó a hablar de las bondades de Hasty Matilda; haciéndole creer que ella elegiría a su potrillo si la moneda la favorecía. Excelente estrategia.

Tras lanzar la moneda la apuesta la ganó Phipss. El experto hípico, tras morder el anzuelo; se llevó la pieza que él consideraba como la mejor, la que a su rival le apetecía. Al potrillo que le nació a Hasty Matilda, dejando a Penny Chenery con el producto de Something Royal; y como ya lo comentamos, ella pensó en bautizarlo  como Big Red, pero a la postre lo llamaron Secretariat.

Allí comenzaba una linda historia que traspasó los anales del tiempo, el hipismo y el deporte en sí. Secretariat ganó el título de caballo del año en temporadas consecutivas (1972 y 1973); quebró una sequía de 25 años sin triplecoronados en los Estados Unidos; estableció varios records mundiales de pista, superó el millón 300 mil dólares en ganancias (una barbaridad para la época). Y enmarcó una de las historias deportivas más hermosas de las que podamos recordar; porque, indudablemente, un mito se subía al olimpo de los inmortales del deporte.

Secretariat comenzó su campaña como tresañero  aquel año de 1973; en la que fue una temporada de gloria para el raudo ejemplar. Quien compitió en tres carreras previas a la llamada Triple Corona. Ganó en Bay Shore y el Gotham Stakes;  mientras que arribó  tercero en el Wood Memorial Stake; carrera en la que participó con [, carrera ],    un absceso en la boca, que lo lastimó durante toda la prueba.

Triplecoronado tras 25 años de sequía

Eso fue el preámbulo para  tres de las  carreras más llamativas de la hípica mundial; pues un recuperado Secretariat salió sin el favoritismo esperado, debido a su más reciente demostración, a la llamada “Carrera de las Rosas”; el Kentucky Derby, en el hipódromo Churchill Downs, en Lexington. Logró el triunfo  por dos cuerpos y medio sobre el favorito Sham, para dejar en el tercer lugar; un poco más atrás a Angle Light, caballo que lo había derrotado en el clásico Wood Memorial Stakes. En esa competencia  estableció record de pista al agenciar 1:59 2/5 para los 2.000 metros.

Pero no todo quedó allí. Un par de semanas después se repitió el resultado, en el Preakness Stakes, competencia corrida en el hipódromo de Pimlico; en Baltimore. En esta carrera también ganó y agenció un tiempo de 1:53; que se mantiene a la fecha como el mejor registro de esta competencia. Ese tiempo quebró el récord que había impuesto, dos años antes, el venezolano Cañonero, con Gustavo Ávila, quien cronometró 1:54.

Poco después la apoteosis llegó en el hipódromo de Belmont, en Nueva York, en la tercera joya de la triple corona. En el clásico Belmont Stakes, en distancia de 2.400 metros, el recorrido  más largo que existe en los circuitos norteamericanos. Lucien Laurie se acercó para acariciar al potro y cruzó la vista con Turcotte. Le dijo en voz baja “Hijo no hay manera de que Secretariat pierda hoy. Sólo asegúrate de no caerte del caballo. Créeme, muchacho, este potro que estás montando es el mejor caballo de carreras que jamás ha existido”; reseñó Scott Rose, en una publicación posterior a la hazaña.

Digno de las leyendas como lo fue este ejemplar. Secretariat  ganó el importante clásico con una impresionante ventaja de 31 cuerpos; batiendo el récord de la prueba (2:24) y el récord del mundo en esa distancia.

Mientras qua la primera y la tercera se mantienen como récord de pista; es bueno aclarar que los tiempos agenciados en las tres competencias son los mejores en la historia de la trilogía. Lo que quiere decir que ninguno de los otros triplecoronados; ni algún otro caballo que compitió en cualquiera de las tres carreras; en una historia de más de 130 años, ha podido hacerlo mejor que Secretariat. Simplemente impresionante.

Impresionante

Fue tan notoria la hazaña de este hijo de Bold Ruler  que después del Belmont; Secretariat corrió en otras nueve carreras y ganó seis de esas pruebas. A finales de 1973, se le retiró para convertirlo en semental; del cual se engendraron 57 caballos ganadores. Fue sacrificado el 4 de octubre del año 1989, debido a una laminitis; y fue sepultado en Claiborne Farm, en París, Kentucky. 

Según la publicación “Thoroughbred Champions: Top 100 Racehorses of the 20th Century” (Campeones pura sangre: Los 100 caballos de carreras del siglo 20). El doctor que realizó la necropsia del ejemplar; informó que su corazón era del doble del tamaño de un caballo de su tipo. Lo cual lo convirtió en un ejemplar especial y único, que ganó 16 de las 21 carreras que corrió; actuación que lo llevó a ser elegido en el puesto 35 de los mejores atletas estadounidenses del siglo pasado. Siendo el primero de los tres “no humanos” de la lista. (Los otros dos son los también caballos de carreras: Man o’ War en la posición 84 y Citation en la posición 97).

El legado de esta leyenda fue perpetuado en la película Secretariat; titulada Campeón, en España y Secretariat en Argentina y México. Es una película producida por Walt Disney Pictures; estrenada el 8 de octubre de 2010 en Estados Unidos y el 18 de febrero de 2011 en España. Fue protagonizada por Diane Lane y John Malkovich y contó con la dirección de Randall Wallace. Por cierto, la verdadera Penny Chenery formó parte del elenco. Si así se le podría llamar a su participación  de varios segundos; cuando salió detrás de la actriz que la personificó, al momento de celebrar  la victoria en el Belmont Stake.

Recomendado para ti