George Brett y su extraño récord de bateo

El antesalista estrella de los Reales de Kansas City ganó tres títulos de bateo, pero cada uno en una década diferente. Para borra esa marca alguien debería ganar cuatro campeonatos de bateo en cuatro décadas. Será difícil hasta igualarla.
Eliexser Pirela

Existen registros que se pudieron establecer por estar en el momento preciso, en el lugar indicado, con el equipo requerido, pero además ser bueno en lo que se hace.

Indudablemente que todos esos detalles los cubrió George Brett defendiendo a los Reales de Kansas City, con quienes quedó campeón bate en el año 1976, con .333 de promedio (de 645-215), en 1980 cuando coqueteó con los .400 puntos de average en gran parte de la campaña (de 449-175) y en 1990 cuando a los 37 años conectó de 544-179 para un promedio de .329 puntos.

El campeón bate de la temporada de 1989 en la Liga Americana fue Kirby Puckett (fallecido en 2006) quien terminó con promedio de .339 (Brett finalizó con .282)  y en 1991 Julio Franco se llevó los honores con .341 de average y Brett terminó con un bajísimo .255… un año después Edgar Martínez fue el campeón con .343 puntos y el antesalista de Kansas City acumulaba .285 de promedio. En pocas palabras Brett hizo lo que tenía que hacer, en el momento ideal, porque sus rivales no pudieron mejorar su actuación cuando se ubicó en el tope de los mejores promedios en la Liga Americana.

Pudo ser el segundo

Analizando la lista de los campeones bates de la historia, el más excelso campeón bate de la historia de las Grandes Ligas, el legendario Ty Cobb, quien sumó 11 coronas ofensivas, estuvo muy cerca de ser el primero con títulos de bateo en tres décadas diferentes, pero se quedó corto por una año. Cobb ganó el título como el mejor bateador en los años 1907, 1908 y 1909;  luego hiló una cadena desde 1911 hasta 1915, se le atravesó Tris Speaker en 1916, y luego se volvió a coronar en las temporadas de 1917, 1918 y 1919.

Lo más curioso de todo fue que en las siguientes temporadas Cobb no lo hizo nada mal, porque en 1920 terminó con .334, pero George Sisler ganó el título con .407 puntos. En 1921 Cobb logró un altísimo promedio de .389, pero escoltó a Harry Heilmann,  quien acumuló .394, mientras que… y esto no será fácil de digerir en nuestras mentes finitas…  en 1922 “El melocotón de Georgia” terminó con .401 de promedio, pero Sisler se le atravesó nuevamente y ganó la carrera con .420 puntos.

 En 1923 también luchó por la corona de bateo porque en la temporada bateó para .340, pero en esta oportunidad Healmann repitió su campeonato individual con .403 puntos; en 1924 fue Babe Ruth quien alzó el trofeo con .378 de average (contra .338 de Cobb) y en 1925 Healmann recuperó su título con .393 contra los nada despreciable .378 de Ty Cobb. Es bueno considerar que Healmann fue compañero de Cobb en esos años en los que se llevó la corona de bateo.

Otros que se le pudieron adelantar a George Brett con su registro que hoy desarrollamos, fueron Ted Williams, con títulos de bateo en los años 1941, 42, 47, 48, 57 y 58, pero se quedó corto por dos años para hacerlo en la década siguiente. Así le pasó al panameño Rod Carew, excelso bateador que sumó siete (7) títulos, pero fueron en los años 1969, 72, 73, 74, 75, 77 y 78, también a dos años de poder sumar un tercer decenio en el que ganaba un título de bateo.

En la Liga Nacional Honus Wagner ha sido el más cercano a una marca parecida, porque su primera corona de bateo la sumó en 1900, luego hizo lo propio en 1903, 1904, 1906, 1907, 1908, 1909 y 1911. Es decir que de haber iniciado su colección de títulos un año antes lo habría logrado, porque sus siete campeonatos individuales los consiguió en un periodo de 11 años.

Stan Musial, símbolo de los Cardenales de San Luis,  ha sido uno de los dos que, en la era moderna, más cerca ha estado de hacerlo, porque se tituló campeón bate en 1943, luego lo hizo en el 46, 48, 50, 51, 52 y 57 (a tres años la década de los 60, y por ende a tres años del registro). El otro fue Tony Gwynn, extraordinario bateador de los Padres de San Diego, quien distribuyó sus ocho coronas de bateo en los años 1984, 87, 88, 89, 94, 95, 96 y 97, también a trío de años de igualar al antesalista de los Reales de Kansas City.

Para poder establecer un nuevo registro y borrar lo hecho por George Brett tendrán que hacerlo en cuatro décadas,  lo que se observa imposible, porque no es que el bateador tenga que jugar durante 40 años (por ejemplo del primer título de Brett en 1976 al último en 1990 sólo pasaron 14 años), sino que durante una buena cantidad de campañas (mínimo 21 temporadas, porque si logra su primera corona en una década que termina en 9, como por ejemplo en 2019, para arribar a una cuarta década tendrían que pasar 20 años, es decir, continuando con nuestro ejemplo, en el año 2040), aspecto que se ve muy difícil que lo logren.

Recordemos que, además, Brett terminó con 3.154 hits, esos tres títulos de bateo, un premio MVP, una Serie Mundial ganada, 13 juegos de estrellas, un guante de oro y tres bates de plata. Fue exaltado al Salón de la Fama en 1999, con 488 de 499 posibles votos.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete