Hoy estaría de cumpleaños Luis Aparicio “El Grande”

Luis Aparicio, este zuliano posee varios registros en la historia del deporte venezolano. Es el padre del hasta ahora único pelotero criollo en el Salón de la Fama, en Cooperstown, Luis Aparicio Montiel.
Eliexser Pirela

Para conmemorar, hoy 28 de agosto, un nuevo aniversario del nacimiento de don Luis Aparicio Ortega.  Permítannos compartir con ustedes parte del libro “El Grande”, que tuvimos el privilegio de escribir para homenajearlo en su centenario, allá en 2012.

El texto de ese primer capítulo comienza así: “Transcurría la noche de año nuevo de 1911 y en varias partes del mundo la celebraron sin diferencias a como la venían festejando pocos lustros antes; pero ese aspecto cambiaría radicalmente algunas horas después. Toda vez que 1912 resultó ser un año que, en la historia, presentó algunos capítulos muy especiales, sobre todo, por las grandes modificaciones que ocurrieron a partir de esa fecha. Por ejemplo, en el inicio de 1912 Estados Unidos “sólo” contaba con 46 de sus actuales 50 estados. Igualmente la mayoría de las calles de las principales ciudades de Alemania fueron las primeras en ser iluminadas, por las noches, con un sistema de alumbrado de gas de neón. Ese año comenzó sin la existencia, como república, de la nación más poblada y una de las potencias económicas más importantes del planeta; en virtud de que fue el primero de enero de ese 1912 cuando China “apenas” se estableció con ese rango de República. Pero sobre todo ese año es mucho más recordado en la historia del mundo porque entre sus 365 días ocurrió la tragedia marítima más famosa de la que se tenga memoria: El hundimiento del trasatlántico Titanic.

Maracaibo tenía alumbrado eléctrico desde 1888 (24 años antes) con la inauguración, el 24 de octubre de ese año. Las autoridades regionales así lo planificaron para celebrar el primer centenario del prócer zuliano Rafael Urdaneta. La empresa The Maracaibo Electric Light Co. del empresario Jaime Felipe Carrillo.

En ese momento aún faltaban dos años para que ocurriera una de las dos confrontaciones bélicas más renombradas de la historia: La I Guerra Mundial, conflicto en el que fueron movilizados más de 70 millones de militares; incluidos 60 millones de europeos, y en la que murieron más de nueve millones de combatientes, la mayoría debido a los avances tecnológicos de la industria armamentista, que masacró a una infantería que fue usada de forma masiva y temeraria.

En el ambiente deportivo ese fue el año en el que se efectuaron los Juegos Olímpicos de Estocolmo; pero se necesitó que transcurrieran otros 18 años para que se realizara la primera Copa Mundial de Fútbol. Que les tocó organizar a Uruguay, en 1930, cuando también festejaron el galardón de la máxima justa futbolística del planeta; el primero de dos títulos universales de fútbol ganados por los charrúas.

En los terrenos de las Grandes Ligas se lucían peloteros de la talla de Ty Cobb (ya sumaba cinco de sus nueve títulos de bateo, en apenas su séptima temporada en las mayores), Walter Jhonson, Nap Lajoie, Honus Wagner, Christy Mathewson y Tris Speakers, mientras que Grover “Cleveland” Alexander era un novato de segundo año. La Gran Carpa comenzaba a aprender a existir sin el lanzador Cy Young, quien después de ganar 511 encuentros en ese circuito anunció su retiro, 70 días antes, en octubre de 1911.

Igualmente en 1912 fue cuando los Medias Rojas de Boston inauguraron su glorioso Fenway Park (también centenario). Y por segundo año consecutivo en las Grandes Ligas se utilizó una pelota cuyo centro era hecho de corcho, como las que se utilizan en la actualidad. En 1912 aún faltaban dos años para el debut del gran Babe Ruth y tres para que se estrenara Rogers Hornsby.

En Venezuela

En ese momento únicamente habían pasado 17 años desde que en Venezuela se había establecido el primer equipo de béisbol; con las reglas oficiales proveniente desde los Estados Unidos. Toda vez que en mayo de 1895, gracias a la iniciativa de los hermanos Gustavo, Amenodoro, Emilio y Augusto Franklin, nació el Caracas Béisbol Club (Caracas BBC). Que resultó la primera novena organizada del país, y que realizaba sus juegos ínter escuadras en unos terrenos de la actual capital venezolana, ubicados frente a la entonces estación de trenes de Quebrada Honda.

Para 1912 en Venezuela el Primer mandatario era Juan Vicente Gómez, quien había asumido la presidencia desde 1908; cuando derrocó a su antecesor Cipriano Castro. El presidente del estado Zulia (así se le conocía a la máxima autoridad de los estados en Venezuela) era el general José María García Gómez.

 En este país suramericano, especialmente en el estado Zulia, ese 1912 resultó muy importante; porque fue el año en el que se tiene registrada la llegada del béisbol a la región de manera ininterrumpida y porque, para hacer “un dobleplay”, fue el año del nacimiento del “primer gran héroe urbano”, de la región del que se haya escrito alguna letra. En la populosa barriada de Santa Lucía, en Maracaibo, una de las familias que conformaban ese sector, que encabezaban Leonidas Aparicio y Adelina Ortega. Vieron cómo el 28 de agosto Dios le dio un regalo muy especial; porque ese día doña Adelina dio a luz un niño que fue bautizado con el nombre de Luis Guillermo Aparicio Ortega; un zuliano que pocos años después sería conocido como “El Grande”. La residencia de la familia Aparicio Ortega estaba en la calle Guayaquil, que se encontraba diagonal al Hospital Central de Maracaibo, Doctor Urquinaona, en lo que hoy en día es la avenida El Milagro”.

Justificación

Con esas letras explicamos los hechos mundiales y regionales que rodearon el momento del nacimiento del gran Luis Aparicio Ortega; quien posee varios registros en los anales del deporte venezolano.

Para ello retomaremos las letras de ese producto editorial, homónimo del apode de don Luis. “El Grande”. “A la hora de buscarle una mayor justificación a esta publicación; es bueno considerar varios aspectos que ayudarían a comprender la importancia de “El Grande”. Cuyo legado en las paradas cortas fue seguido, varios años después; por otros extraordinarios campocortos de la pelota venezolana, como el gran Alfonso “Chico” Carrasquel, su propio hijo Luis Ernesto, Enzo Hernández, David Concepción, Oswaldo Guillén y Omar Vizquel (de quien pocos dudan que sea exaltado al Salón de la Fama de las Grandes Ligas después de su retiro como pelotero activo). Estos tópicos que aclararán dicha justificación son los siguientes.

  • El juego de pelota, que en este país se encuentra cimentado en la Liga Venezolana de Béisbol Profesional (LVBP), se enraizó y fortaleció en el corazón de los venezolanos desde el propio nacimiento de este circuito, cuando fue organizado el primer encuentro oficial. Eso ocurrió el 12 de enero de 1946, cuando chocaron los equipos Venezuela y Magallanes, en el estadio Cervecería Caracas, en San Agustín.  Allí Luis Aparicio “El Grande” escribió su nombre con letras de oro al ser el primer pelotero en conectar un hit en la gloriosa historia de nuestra pelota y además, también pasó a ser el primero en anotar una carrera en esta liga.
  • Siete años antes, en el desaparecido Estadio del Lago, en Maracaibo, Aparicio Ortega fue uno de los protagonistas del juego de pelota más largo efectuado en el país, reconocido en la historia como “El juego de los 20 inning”. En ese encuentro se enfrentaron Gavilanes y Pastora, los dos equipos de béisbol que hicieron surgir la rivalidad deportiva más fuerte que existió en el país por esos años y que era tan influyente que producía, después de cada choque entre ambos conjuntos, que las calles marabinas se vieran inundadas por los pocos vehículos que circulaban por la ciudad por esas fechas, con grandes y ruidosas caravanas como si se tratase de un eterno carnaval que celebraban los zulianos, conformada por adeptos de uno y otro “bando”, especialmente del equipo ganador. En ese encuentro, que duró 20 entradas, participó Aparicio Ortega, defendiendo las praderas cortas de Gavilanes, que perdió con pizarra de 1-0 ante los lecheros.
  • En 1934 las jugadas de Aparicio Ortega produjeron un encantamiento en los directivos de los Tigres del Licey, de la República Dominicana, quienes viajaron a Maracaibo para contratar al jugador zuliano para así convertirse en el primer pelotero venezolano (y deportista en general) que fue exportado por un equipo foráneo en toda la historia.
  • Aparicio Ortega fue el padre del único pelotero venezolano en ingresar al Templo de los Inmortales de las Grandes Ligas, el Hall de la Fama, cuando su vástago, Luis Aparicio Montiel, logró la hazaña en la selección del año 1984. Esto no es poca cosa.
  • De las míticas actuaciones de Aparicio Ortega se pueden hablar en cada rincón de la geografía nacional, sin ningún tipo de problemas, porque es difícil creer que exista algún venezolano que no haya escuchado de las proezas de este zuliano, especialmente a quien le apasione el juego de pelota.
  • En 1969, con el nacimiento del equipo Águilas del Zulia, Luis Aparicio Ortega se convirtió en el primer mánager de esta novena, una de las tres organizaciones venezolanas que han logrado bicampeonatos en la Serie del Caribe.
  • En 1971, debido a toda su labor en los diamantes de pelota de Venezuela, Luis Aparicio Ortega fue elevado al naciente Salón de la Fama del Deporte Venezolano, siendo parte del grupo inicial que fue llevado a la gloria del firmamento deportivo de Venezuela. Ese grupo pionero también lo integró Alejandro “El Patón” Carrasquel.
  • Igualmente fue exaltado al Salón de la Fama del béisbol venezolano, en selección realizada por el Comité Histórico, el 28 de noviembre de 2005.

Con estas letras le queremos rendir un nuevo homenaje a don Luis Aparicio Ortega, que como su apodo lo destacaba, queremos celebrar su nuevo aniversario a lo “Grande”.

2 comentarios en “Hoy estaría de cumpleaños Luis Aparicio “El Grande””

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete