Más de 92 mil aficionados asistieron a un juego en la MLB

La Serie Mundial de 1959 fue el marco del encuentro en el que han asistido más aficionados. Esa cifra de 92 mil espectadores fue superada tres veces en días consecutivos. Sigue la lectura en el link que te presentamos para que conozcas esta impresionante historia.

Hoy traemos del baúl llamado historia el juego en el que asistieron más aficionados en las Grandes, de hecho, el récord de la mayor cantidad de asistentes a un encuentro de béisbol fue roto tres veces consecutivas, porque en tres días seguidos entro “un poco más” de gente que 24 horas antes.

Vamos a explicarlo mejor para poder estar claros en el asunto. En la Serie Mundial de 1959 se enfrentaron los campeones de la Liga Americana, los Medias Blancas de Chicago, con Luis Aparicio Montiel defendiendo el campocorto del equipo; y los Dodgers de Los Ángeles, quienes estaban jugando en una sede alterna, porque su casa hasta hoy, el Dogers Stadium, lo estaban construyendo, por eso sus juegos de locales en el Clásico de otoño los efectuaron en las instalaciones del parque “Los Ángeles Memorial Coliseum”, un escenario verdaderamente inmenso.

Desarrollo de la serie

Esa Serie Mundial se inició en el Comiskey Park, casa de los Patiblancos, y contó con una asistencia de 48.013 fanáticos. Eso ocurrió el 1° de octubre de ese año 1959, en el triunfo con pizarra de 11-0 a favor de los locales.

En ese mismo escenario, al día siguiente, los Dodgers se vengaron y salieron victoriosos con marcador de 4-3, ante 47.368 seguidores. Con la serie igualada a una por lado, ambos equipos viajaron hasta California, para proseguir con el evento.

Y es en el tercer juego cuando ocurre el primer récord de asistencia a un juego de béisbol… En el mencionado coso angelino se aglomeraron 92.394 aficionados, el 4 de octubre, para ver ganar a los Dodgers con pizarra de 3-1. Esa era la cifra más alta de personas que pagaron para presenciar un encuentro del maravilloso juego de pelotas.

Apenas 24 horas duró ese registro, porque el día 5 de octubre, en el mismo parque y con los mismos protagonistas, 92.650 asistentes (256 más que el día anterior) colmaron el coso y salieron muy contentos, porque nuevamente el equipo azul volvía a salir victorioso, esta vez con pizarrón de 5 carreras por 4. Esas 256 almas adicionales significaron un nuevo récord… Que por cierto, duró tanto que el anterior.

En el quinto juego de esa Serie Mundial, nuevamente en la casa prestada de los Dodgers de Los Ángeles, un total de 92.706 fanáticos llenaron las instalaciones del estadio, lo que significó que 56 personas se sumaron a las del día anterior para establecer esa nueva marca, que, ahora sí, ha durado 60 años. Lo malo para esos casi 100 mil aficionados vieron perder a su equipo, aunque en un muy emocionante juego, con ajustada pizarra de 1-0. El venezolano Luis Aparicio se fue de 3-1, su compañero Nelly Fox también dio un imparable y anotó la única carrera del compromiso. El abridor Bob Shaw se llevó la victoria de ese histórico choque al laborar 7.1 entradas; en las que aceptó nueve hits, dio un boleto y propinó un ponche. El juego lo salvó Dick Dónovan; mientras que la derrota se la llevó el legendario Sandy Koufax, quien a pesar de haber lanzado magistralmente durante siete innings, permitió cinco hits, dio un pasaporte, abanicó a seis, pero permitió esa solitaria carrera.

Con la serie en desventaja para Medias Blancas, los dos rivales viajaron a Chicago para buscar al campeón de esa temporada. El sexto juego, en el Comiskey Park, y ante 47.653 aficionados, se definió al monarca porque los Dodgers vencieron a domicilio con marcador de 9-3 a los locales, para dejar el emparejamiento en cuatro victorias para los californianos y dos para los de Illinois.

En números

En los tres juegos celebrados en Chicago se sumaron 143.034 asistentes (primero, segundo y sexto choque), pero en los tres que realizaron en Los Ángeles pagaron sus entradas un total de 277.750 personas, una cifra increíble.

Los registros que allí se establecieron y seis décadas después aún se mantienen, fueron: Los 92.706 aficionados a un juego (el tema de hoy), los 277.750 asistentes a un mismo estadio tres días seguidos y, por supuesto, los 420.784 fanáticos que pagaron para ver la serie completa, que con todo y haber terminado en seis juegos, ni las que han llegado a definirse en los sietes compromisos, ni la de 1903 que terminó en ocho compromisos (se jugaba al mejor de nueve), han podido contar con una cifra semejante de asistentes. Esperamos que este artículo le haya agradado y que, por favor, si lo comparte con sus contactos, esos que como usted aman las curiosidades del maravilloso mundo del deporte (especialmente del béisbol) ellos también lo disfrutarán.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete