Un fenómeno llamado “Old Hoss” Radbourn

Hoy vamos a platicar sobre este lanzador, que hace más de 135 años enloquecía a los bateadores rivales. Por ejemplo, en 1884 ganó 60 juegos, abanicó a 441 enemigos y su efectividad fue de 1.38 carreras limpias por cada nueve innings.

Hoy viajamos a través del imaginario túnel del tiempo para mostrar las hazañas de un serpentinero que hizo estragos en la etapa inicial de las Grandes Ligas, se trata de Charles Gardner Radbourn, mejor conocido como “Old Hoss”, quien se encuentra en el Salón de la Fama de las Grandes Ligas, por haber completado una brillante carrera en las mayores.

Este reportaje lo presentamos, porque mañana se conmemora otro aniversario de su muerte, cuando apenas contaba con 42 años de edad. Rodbourn nació el 11 de diciembre de 1854 y falleció el 5 de febrero de 1897. Y es que al comenzar a investigar sobre este señor, nos encontramos con números realmente impresionantes. En apenas once (11) temporadas  con los Grays de Providence, terminó con récord de 310-194, (según Baseball Reference, ya que MLB indica marca de 309-195) porque presentó registros superiores a las 20 ganancias en nueve de esas temporadas, incluyendo la cifra más alta de todos los tiempos, comparación que hacemos contando esa etapa inicial en la que las reglas no eran las mismas, pero que la esencia del béisbol sí lo era. 

Extraña coincidencia

Antes de hablar de sus 60 ganancias, y de su efectividad de 1.38 que le valió la triple corona del picheo, intentaremos considerar la cifra de abanicados, porque al igual que ocho de las primeras 10 cantidades más altas en la historia, ocurrieron en los años 1884 y 1886.

Veamos esa lista de los mayores ponchadores en un año en la MLB (desde 1876, cuando se conoce con esas siglas). Matt Kilroy ponchó 513 en 1886, Toad Ramsey guillotinó a 499 en ese mismo año, Hugh Daily 483 en 1884, Dupee Shaw 451 en 1884, Old Hoss Radbourn (nuestro tema de hoy) esos 441 en 1884, Charlie Buffington 417 también en 1884, Guy Hecker 385 igualmente en 1884; siguen dos extraterrestres de nuestra era, Nolan Ryan con 383 en 1973, Sandy Koufax con 382 en 1965; para luego regresar a aquellos años, porque el décimo es Bill Sweeney (uno de los tres jugadores con ese nombre), con 374 en 1884. De lo único que estamos seguros es que Ryan y Koufax lograron esas cifras asombrosas con las características y regulaciones de hoy en día, es decir, el receptor en cuclillas,  tres strikes, incluyendo el tercero cantado o abanicado.

Justificación

La anterior aclaratoria la vemos como necesaria, ya que hace más de 130 años los receptores no se inclinaban como hoy en día; y a pesar de haber investigado en lo que más pudimos, no encontramos las reglas para los ponches de esos años, y es que nos llama la atención que únicamente en esos dos años (que equivalen a tres campañas, las de 1884, 1885 y 1886) se lograron esas cifras tan elevadas en cuanto a los ponches. De hecho, los 513 abanicados de Kilroy fueron en su año de novato y más nunca se acercó a esa cifra, porque en los cuatro años siguientes repitió 217 ponches en 1887 y 1889; del resto no hizo más nada… Igual pasó con Ramsey, Shaw, Buffington y Sweeney, que sólo brillaron en esos años, aunque nada fue en cuento a los abanicados, como también ocurrió con Old Hoss Radbourn. Mientras que Ryan y Koufax siempre se ubicaron entre los mejores ponchadores de sus ligas, año tras año.

Responsablemente, debemos decir que no hemos logrado conocer si en esos años (así como hoy en día se pretenden hacer cambios en algunas reglas como lanzadores situacionales, o lo que ya se logró con las repeticiones, por ejemplo), se trató de instaurar, algo así como que el tercer strike puede ser decretado aun cuando sea foul (es una mera suposición), o que  los ponches eran a dos strikes (más increíble aún, pero pudo ser factible), o cualquier otra reglamentación que haya hecho a esos años (particularmente 1884 y 1886) como las campañas en las que hubo más dominio de algunos lanzadores en cuanto a los ponches propinados. Es que ocho de los mejores en la historia lo lograron en esas dos campañas… Qué bueno sería si alguno de nuestros lectores podría dar su aporte y, con fuentes serias, nos ayudara a aclarar esa curiosidad.

Ganó 60

Pero si la esencia del ponche puede que no haya sido la misma de hoy en día hace más de 130 años, no cabe dudas que la normativa de los triunfos sigue siendo igual, con la única diferencia es que el abridor, antes, no necesitaba superar las cinco entradas para decretarse su triunfo. La esencia de las victorias, al igual que hoy, era “ganar”.

Old Hoss Radbourn ganó, en ese orden, 25 (el año de su debut, en 1881), 33, 48, 60 (ese año al que nos referimos de 1884, según lo destaca Baseball Reference, aunque MLB informa que fueron 59), 28, 27, 24, sólo siete (7  en 1888), 20, 27 y 11 cuando se retiró, a los 36 años en 1891. Simplemente números muy impresionantes.

Es bueno aclarar que Jack Chesbro, quien con los Highlanders de Nueva York ganó 41 juegos en 1904 es considerado el que suma más victorias, es porque lo hizo ya en la etapa en la que participan la Liga Nacional y La Liga Americana.

En cuanto a su triple corona de esa temporada, Old Hoss terminó con una efectividad de 1.38, porque le anotaron 216 carreras, de las cuales 104 fueron limpias, en 678.2 innings lanzados, y es que de los 75 juegos que inició, lanzó completo en 73.

Tres Juegos completos en la Serie Mundial

Aunque en 1884, el gran año para Old Hoss Radbourn, al final de las Grandes Ligas no se le llamaba Serie Mundial, es bueno destacar que en esa campaña, ante los Metropolitanos de Nueva York, este abridor guió a su equipo al título cuando lanzó completo los tres juegos de esa serie final. Esa actuación incluyó que solo permitió 11 hits y tres carreras, todas sucias, para culminar con 0.00 de efectividad.

Si le agradó este reportaje, sería muy bueno que lo comparta con sus contactos, para que también conozcan esta curiosa historia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete